Murcia

La nueva joya de la corona del Servicio de Microbiología del Hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia es un robot, con capacidad para analizar simultáneamente de 5 a 20 muestras de pacientes sospechosos de coronavirus. “Es una máquina de ‘pooling’ que, de manera automática, junta veinte muestras y las analiza a la vez con toda la trazabilidad, en caso de que una sea positiva, entonces se recuperan todas las muestras para analizarlas de una en una para ver cuál se corresponde con el caso positivo”, explica de forma didáctica el doctor Manuel Segovia.

Noticias relacionadas

Esto en la práctica supone que el Servicio Murciano de Salud, a partir de ahora, tendrá la capacidad de realizar hasta 6.000 PCR en un día. “Esto nos permite hacer un cribado de muchos más pacientes en un tiempo más corto”, ha subrayado esperanzado el doctor Segovia poniendo un ejemplo práctico sobre las potencialidades del robot: “En la actualidad para analizar a 2.000 pacientes necesitábamos 2.000 PCR y un día entero, pero con el robot, con un centenar de muestras, conocemos los resultados de 2.000 pacientes en seis horas”.

La clave para acortar los plazos radica en que el análisis mediante ‘pooling’ permite agrupar las analíticas de pruebas realizadas con muestras de saliva, nasales y nasofaríngeas. Esta técnica también procesa muestras con baja sospecha de infección para detectar pacientes asintomáticos. De momento, el robot todavía no está operativo porque está inmerso en un proceso de prueba y puesta a punto. “En una semana estará a pleno rendimiento: nos permitirá hacer el rastreo de una población entera en muy poco tiempo, algo que hasta ahora era imposible”.

Este robot ya lo emplean en el País Vasco, Galicia y Cataluña. De forma que Murcia se ha convertido este sábado en la cuarta autonomía que incorpora un nuevo método de muestreo y rastreo de casos en la lucha contra la pandemia. El presidente del Gobierno regional, Fernando López Miras, y el consejero de Salud, Juan José Pedreño, han asistido a la presentación del equipo en el Hospital Virgen de la Arrixaca. “Está dotado con última tecnología que va a permitir duplicar la capacidad de realización de PCR en la Región”, ha resaltado el jefe del Ejecutivo murciano.

“El nuevo equipo nos permitirá hacer cribados en centros escolares y en empresas tras un brote para detectar de forma temprana a pacientes asintomáticos en entornos laborales”, tal y como ha avanzado López Miras a pie de laboratorio. El uso de esta técnica también será útil para hacer un seguimiento periódico del personal sanitario, así como de los trabajadores de las residencias sociosanitarias y de sus usuarios con el fin de detectar con mayor rapidez nuevos brotes, permitiendo anticipar la toma de decisiones.

“Es una herramienta al servicio de la lucha contra la pandemia y nos tiene que servir para adelantarnos a la cuarta ola que la comunidad científica coincide en asegurar que estará protagonizada por nuevas variantes del coronavirus”.

Precisamente, según ha podido saber EL ESPAÑOL, el Servicio Murciano de Salud ya está negociando la adquisición de un secuenciador de mayor capacidad al actual. “Lo que ahora hace más falta es pasar a la secuenciación para detectar las nuevas variantes, una vez se haya aumentado el proceso de vacunación”, según ha indicado el doctor Manuel Segovia. “Todo el mundo ha oído hablar de las variantes y para poderlas detectar precozmente hace falta un secuenciador”

Los adolescentes en la diana

La incorporación de este robot que aumenta notablemente la capacidad de realizar pruebas a pacientes sospechosos de Covid, se produce justo cuando las restricciones impulsadas por el Gobierno regional han logrado mitigar la curva de contagios de la tercera ola. Prueba de ello es que de viernes a viernes, se ha pasado de 120 nuevos contagios a 92 y en la actualidad sólo 2 de los 45 municipios de la Región de Murcia presentan un nivel máximo de riesgo (Alhama de Murcia y Ulea).

El próximo lunes está previsto que se celebre una nueva sesión del Comité de Seguimiento de la Covid y se volverán a revisar las restricciones. De momento, este sábado se han vuelto a permitir las visitas de familiares a residencias de mayores. Otra buena noticia es la bajada de la presión hospitalaria: en los hospitales actualmente hay ingresados 259 pacientes, de los que 86 ocupan una cama UCI.

El balance de la Covid ofrece una de cal y otra de arena, ya que ahora lo que preocupa es la creciente presencia de la cepa británica entre los nuevos contagios. Otro dato alarmante es la bajada de la media de edad de los nuevos positivos: cada vez son más jóvenes. En el último informe del Servicio de Salud las estadísticas ponen de manifiesto que, en los últimos 14 días, el porcentaje de nuevos pacientes de 60 o más años es el 16,4%, frente al 20,6% de casos entre menores de 15 años o el 18,8% de los jóvenes de entre 15 y 29 años.