El sector del tabaco y más concretamente la venta de cigarrillos, también se ve afectada por las restricciones impuestas por el Covid. Concretamente, en la Comunidad de Madrid, la venta de cajetillas de cigarrillos cayó un 6,2 % en los nueve primeros meses de 2020, hasta los 198,45 millones de cajetillas.

Así se desprende del informe mensual del Comisionado del Mercado de Tabacos, conocido este lunes y que apunta a un retroceso en España superior al 8 % en este mismo período debido al impacto de la covid-19, una bajada similar al que acumulaba al término del primer semestre, lo que demuestra que la tendencia se mantiene.

Caída de ventas de tabaco en el resto de comunidades autónomas

Las cifras a nivel nacional reflejan un descenso del 8,1 % en volumen, hasta los 1.564 millones de cajetillas (con 20 unidades en cada una) y del 8,5 % en valor, hasta los 7.088 millones de euros.

Sólo en el mes de septiembre la caída fue levemente inferior: del 5,7 % en volumen y del 6,1 % en valor.

El precio medio de la cajetilla se sitúa en 4,53 euros, dos céntimos menos que hace un año.

Por comunidades autónomas, Baleares encabeza los descensos en número de cajetillas vendidas en lo que va de año con un desplome del 38,5 %, por encima de Comunidad Valenciana (-11,2 %) y Navarra (-10 %).

Aunque todas las regiones registraron bajadas, Castilla-La Mancha es la que menos impacto muestra, con un retroceso del 2,37 %, por delante de Asturias (3,5 %) y La Rioja (3,7 %).

Por compañías, de las cuatro grandes multinacionales que operan en España tanto Philip Morris (Marlboro) como BAT (Lucky Strike) pierden cuota y se quedan en el 30,7 % y el 10,3 %, respectivamente, mientras que Altadis (Fortuna) mejora levemente hasta el 28,15 % y JTI (Winston) sube más de siete décimas y alcanza el 25,1 %.

Del resto de las labores, destaca el crecimiento en volumen del tabaco de pipa, que acumula un incremento del 49 % entre enero y septiembre, hasta los 1,4 millones de kilos, un fenómeno vinculado a la moda de las cachimbas.

También aumenta sus ventas el tabaco de liar, aunque de forma más moderada: repunta un 4 % en lo que va de año, hasta rozar los 4,7 millones de kilos.

Por el contrario, la venta de cigarros (puros) se ha resentido y cede en volumen un 5,6 % en este período.

El retroceso del consumo también ha supuesto una bajada de los ingresos fiscales tanto en concepto de impuestos especiales al tabaco (caen un 7 %, hasta los 4.992 millones de euros) como por el IVA (que recula otro 6,7 %, hasta los 1.421,7 millones).