El Gobierno de Pedro Sánchez ha encontrado en Madrid la diana perfecta para atacar al Partido Popular y corresponsabilizarle de la tragedia del coronavirus. El día que el grupo parlamentario de Pablo Casado votaba por primera vez en contra de prorrogar el estado de alarma, miembros de PSOE y Unidas Podemos culparon al gobierno conservador de la Comunidad de Madrid de que España sea uno de los países más afectados por la Covid-19 a nivel mundial. 

Noticias relacionadas

"Sin Madrid" en el cómputo global, "España pasaría de ser el séptimo país con más contagiados por cada cien mil habitantes al duodécimo". Pablo Echenique, portavoz de Unidas Podemos, abrió la veda en el Congreso de los Diputados para atacar sin miramientos la gestión de Isabel Díaz Ayuso, que ha denunciado al Gobierno de Sánchez ante el Tribunal Supremo por no permitir el cambio de fase de la comunidad. "Si no incluimos a Madrid, España pasa de ser el cuarto país al sexto con más fallecidos por cada cien mil habitantes", prosiguió Echenique. "Si quitamos del cómputo a Madrid, los datos epidemiológicos de España mejoran bastante", remató. 

Durante el debate de la prórroga del estado de alarma, el portavoz morado insinuó que Casado sería el culpable de un "rebrote seguro" porque el voto en contra del PP es, a su juicio, "contra el desconfinamiento total" y "por el contagio masivo". Echenique recalcó las palabras del propio presidente del PP, que llegó a decir que si él fuera presidente del Gobierno hubiera actuado igual que la presidenta de la Comunidad de Madrid, que decretó el cierre de colegios antes que el Gobierno. Y terminó definiéndola como "nuestra Trump castiza".

Echenique dejó la pelota votando para que la cogiera Adriana Lastra en la tribuna. La portavoz socialista aumentó las críticas contra la gestión de la Comunidad de Madrid, que lleva dos semanas acusando al Gobierno de Sánchez de "castigarla" permaneciendo en Fase 0 por una cuestión "política". Lastra acusó a Isabel Díaz Ayuso de poner en peligro la vida de todos al alentar "de forma irresponsable" las protestas en la calle "sin guardar la distancia social". En la última sesión de control en la Asamblea madrileña, Ayuso respondió a Podemos que cuando los ciudadanos puedan salir a la calle y manifestarse "lo de Núñez de Balboa le va a parecer una broma". 

Acto seguido, Lastra miró a Casado y le preguntó si el PP "se hará responsable del rebrote del virus en la Comunidad de Madrid por culpa de las protestas en las calles". El diputado conservador José Ignacio Echániz le gritó en ese momento a la socialista un "te vas a enterar" que la socialista entendió como una amenaza. El parlamentario añadió después que se refería que "te vas a enterar del respaldo de los madrileños a Ayuso", en una alusión a las encuestas que pronostican un respaldarazo de los ciudadanos a la presidenta de Madrid. 

Mala gestión

La socialista también llevó a la tribuna de oradores una noticia de un diario francés que definía a la presidenta de Madrid como "un elemento problemático que ha perdido el control de lo que dice, con un comportamiento surrealista. Difícilmente puede presumir de gestión cuando en España se acumulan casi un tercio de los casos en Madrid". Era su manera de replicar que la mala gestión del PP también ha llegado al ámbito internacional, como le afeó Casado en anteriores intervenciones a Sánchez. 

El presidente del Gobierno evitó el ataque directo a Madrid, aunque en su larga intervención reconoció que el debate había sido y seguía siendo muy profundo con algunas autonomías. Sin llegar a citarla, todos entendieron que se refería a la Comunidad de Madrid.

"Retratados"

La dirección nacional del PP considera que PSOE y Unidas Podemos "han quedado retratados" y que su "único objetivo" es "atacar a la Comunidad de Madrid".Mientras  se redobla la presión hacia Madrid, desde Génova subrayan que "Sánchez sigue sin responder a las preguntas de Ayuso", que solicitó "transparencia, criterios claros y lealtad". Por su parte, Pedro Sánchez se volvió a colocar detrás de los "expertos" y de los "profesionales sanitarios" para defender que Sanidad haya apostado por mantener a la Comunidad de Madrid en Fase 0. "Son los profesionales los que están diciendo que no está preparada para pasar a Fase 1". 

El gabinete de Ayuso solo ve razones "políticas" en esa decisión que hace perder a Madrid 150 millones de euros semanales y no se ha quedado de brazos cruzados. Este miércoles cumplía con su amenaza de llevar al Gobierno central a los tribunales porque, aseguran, "no existe ningún informe que motive el rechazo a la petición de pasar a la Fase 1". La Comunidad de Madrid elevará a la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo la queja porque tiene "dudas razonables" acerca de los indicadores se estén aplicando de manera homogénea para todas las comunidades autónomas. 

La tensión entre las dos administraciones ha escalado hasta máximos históricos horas antes de verse las caras. Este jueves, Sanidad y Madrid mantendrán una reunión bilateral para analizar el último informe técnico presentado por el equipo de Ayuso en el que se vuelve a solicitar subir de fase. En ese encuentro, el equipo de Salvador Illa adelantará si la región está en condiciones o no de subir a la Fase 1 a partir del lunes. En la Real Casa de Correos, sede del Ejecutivo madrileño, esperan la resolución final con los dedos cruzados. "Esperamos que esta vez sí podamos pasar".