Sevilla

El actual obispo de Terrassa, José Ángel Saiz Meneses, ha sido nombrado por el Papa Francisco nuevo arzobispo de Sevilla tras la renuncia de Juan José Asenjo. Así lo ha comunicado el propio Asenjo, arzobispo desde 2009, quien comunicó en dos ocasiones al Vaticano su deseo de renuncia por su estado de salud.

Noticias relacionadas

En rueda de prensa convocada este mismo sábado, Asenjo ha dado a conocer la noticia mostrando su gratitud al Papa Francisco ante sus dificultades de vista "cada vez más limitada". En una mañana "cargada de sentimientos", ha agradecido a todos sus colaboradores su trabajo estos años.

De cara al nuevo arzobispo, que tomará posesión el próximo 12 de junio en la Catedral de Sevilla, Asenjo se ha mostrado "muy contento" por el que será su sucesor. "Va a ser un excelente arzobispo. Acogedle y arropadle", ha reclamado a los sevillanos en la rueda de prensa mientras se ha mostrado convencido de que Saiz Meneses representará "muy bien" la ciudad.

Juan José Asenjo

Saiz Meneses nació en Sisante (Cuenca) el 2 de agosto de 1956. En 1965, su familia se trasladó a Barcelona, ciudad donde inició sus estudios de Psicología. En 1993 obtuvo la licenciatura en la Facultad de Teología de Cataluña. En 2001, fue nombrado obispo auxiliar de Barcelona y en 2004 primer obispo de Terrassa. Es miembro de la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Española desde marzo de 2020.

Por su parte, Juan José Asenjo Pelegrina nació en Sigüenza (Guadalajara) el 15 de octubre de 1945. Es licenciado en Teología por la Facultad Teológica del Norte de España y amplió estudios en Roma. En 2009 fue nombrado arzobispo de Sevilla tras la renuncia del Cardenal Amigo Vallejo.

Problemas de vista

No es la primera vez que Juan José Asenjo transmite su intención de ser relevado. Uno de los casos más sonados fue el pasado mes de diciembre de 2020 cuando relató en un comunicado sus problemas de vista con "infección y dolores enormes". "No os oculto que estoy sufriendo mucho, como nunca sospeché", relató en la carta. 

Admitió entonces que su acción pastoral quedaba "muy mercada" y pidió que se acelerara su sustitución. "Rezad ya desde ahora por el nuevo pastor que la Iglesia pronto nos enviará. Rezad también por mí. Pedid a la Virgen que dulcifique un tanto mis sufrimientos", zanjaba la misiva.