Ya es oficial. El curso escolar 2021/2022 será presencial, se obligará el uso de mascarillas y se incrementará el número de alumnos por clase. Así lo han decidido las autoridades sanitarias y educativas tras la reunión del Consejo Interterritorial de este miércoles. Un acuerdo que precisa de una nueva ratificación, pero que ha contado con el visto bueno de la mayoría de las regiones. 

Noticias relacionadas

Tal y como ha explicado la ministra de Educación, Isabel Celaá, el gran cambio frente al borrador que adelantó EL ESPAÑOL es el incremento de número de alumnos en clases de infantil y primaria. Y es que, frente a los 20 establecidos hasta ahora en infantil, los grupos podrán ser hasta de 25 o 30, porque responderán a la ratio máxima recogida en la normativa que es de 25 en primaria y 30 en secundaria.

La decisión, adoptada por Sanidad y Educación a petición de las comunidades autónomas, permitirá reducir desdobles en los colegios y abre la posibilidad a que las regiones no contraten a los 35.000 profesores de refuerzo contratados este curso. Hecho que los sindicatos profesionales han criticado, puesto que supone mermar la "calidad" de la educación, y que la propia ministra, Isabel Celaá, ha recomendado no hacer. 

"Hemos puesto a disposición de las CCAA 10.000 millones de euros del Fondo Europeo", ha recordado la ministra haciendo referencia a que las autonomías podrán contar con un dinero 'extra' para "mantener la inversión educativa". Es decir, contratar a más profesores.

Eso sí, aunque las clases sean más numerosas, se mantiene el concepto de grupos burbuja tanto para infantil como para primaria donde los estudiantes no tienen que mantener distancia entre sí, pero a cambio no pueden mezclarse en el patio ni en los pasillos con alumnos de otras clases.

Burbujas

Estas burbujas, en primaria, se podrán romper siempre y cuando las comunidades lleguen a lo conocido ya como "nueva normalidad". Provincias con una incidencia a 14 días inferior a 25 casos por cada 100.000 habitantes y una ocupación de camas de UCI menor al 5% por parte de enfermos de covid.

En lo que respecta a la educación secundaria, se ha aprobado que los alumnos mantengan entre sí 1,2 metros de distancia, en lugar de los 1,5 metros como en el curso actual.

Así las cosas, en Primaria ahora se pueden organizar los denominados grupos burbuja de 1º a 4º y se permite eliminarlos en 5º y 6º. En esos últimos cursos se plantea o bien esta opción o la misma medida que para la ESO: distancia de seguridad. En este caso será de 1,5 metros con posibilidad de ampliarlo hasta 1,2. Con todo ello, la consejería de la Comunidad de Madrid ha pedido reducir esta distancia a un metro incrementando el número de alumnos por aula. 

La ministra de Educación, Isabel Celaá, ha explicado que la apuesta por la presencialidad es mayor que en el curso anterior. "La presencialidad es fuente de salud para nuestro alumnado", ha cerciorado. Celaá ha recordado que el protocolo aprobado este miércoles está "vivo" y se irá adaptando a la situación epidemiológica.  

Por su parte, la titular de la cartera sanitaria, Carolina Darias, ha sintetizado las principales medidas del plan educativo: que se mantendrá la distancia física entre los alumnos, los grupos burbuja y las mascarillas. 

Carolina Darias ha añadido que se establecerá un protocolo para la gestión de los positivos, como el que está vigente actualmente. Todo dependerá de "los escenarios de alerta sanitaria" en la que esté cada comunidad autónoma. Así, la semipresencialidad sólo se podrá imponer en las aulas de la ESO y Bachillerato si la región está en un sistema de alerta 3 o 4.