Alicante

Carlos Mazón (Alicante, 1974), se presentará para liderar el PP de la Comunidad Valenciana el 3 de julio en el congreso regional del partido. Hoy preside la Diputación de Alicante con el apoyo de Ciudadanos.

Noticias relacionadas

En su trayectoria política de más de 20 años, Mazón ha sido director general de Juventud de la Generalitat Valenciana y director general de Consumo y Comercio. En 2009, hizo un paréntesis para trabajar en la inicitiva privada como director gerente de la Cámara de Comercio de Alicante. En 2019, con el ascenso de Pablo Casado, volvió a la política activa. 

¿Por qué había que cambiar el liderazgo en el Partido Popular de la Comunidad Valenciana?

No creo que hubiese que hacer un cambio de liderazgo, lo que creo es que cuando se abre un congreso, cualquier compañero puede tener la iniciativa de poder presentar un proyecto propio.

Isabel Bonig ha decidido dar un paso a un lado. A continuación, convocó el congreso y yo, tras reunir mucha fuerza, mucho ánimo y muchas propuestas de compañeros de Alicante, Valencia y Castellón, decidí presentarme. Con el gobierno que estamos desarrollando en la provincia de Alicante, tenemos autoridad moral de gestión para enseñar a toda la Comunidad lo que se puede hacer distinto a lo que desgraciadamente está haciendo la Generalitat actual.

Bonig mostró cierto malestar en la despedida.

Con todo el derecho, con toda la fuerza y con todas las ganas de ganar y de cambiar la Comunidad Valenciana nos hemos presentado. No es una candidatura contra nadie, sino para unir al partido de nuevo. Porque creo que el PP es el que mejor va a poder liderar el cambio que necesita la Comunidad.

¿Le molestaron las palabras de Bonig cuando aseguró que había "descuidado a los enemigos internos"?

Jamás calificaré a un compañero de partido como enemigo. Ni me sentí aludido ni me molestó. Quiero ser muy generoso con el gesto muy importante que ha tenido Isabel, el de apartarse, que nunca es fácil, nunca es cómodo. Voy a ser siempre muy respetuoso y muy agradecido a ese hecho.

Ya, pero esas palabras le dejan una etiqueta más: ahora le llaman "oficialista", por su cercanía a Casado.

Bueno. A mí la etiqueta que me gusta es la de los miles de avales que estamos recogiendo estos días porque son miles de apoyos de mis compañeros. Y las demás, la verdad es que las vengo rechazando todas. Siempre he luchado contra las etiquetas en mi partido. Creo que he dado muestras de ello. Y esta vez no va a ser una excepción.

Carlos Mazón durante la entrevista. Iván Villarejo

A día de hoy, los otros candidatos, José Luis Bayo (expresidente de Nuevas Generaciones del PP valenciano) y José Vicente Anaya (alcalde de Ayora) mantienen su intención de disputarle la presidencia y piden un "proceso limpio".

Hay dos candidatos más y como tales les trato yo. A José Vicente le he ofrecido integrarse en mi candidatura porque creo que es bueno que vayamos a un congreso de fuerza y unión. Y espero que en los próximos días podamos conseguir esa candidatura única que creo que será lo mejor para el partido.

Me considero un valenciano de primera división porque soy alicantino

Después de un presidente valenciano y dos castellonenses, ¿es la hora de un presidente alicantino?

Da igual. Yo me considero un valenciano de primera división porque soy alicantino, como cualquiera de Benicarló, Orihuela, Gandía o Nules. Todos tenemos el mismo derecho a defender toda la Comunidad Valenciana a la vez. Algunos quieren alentar enfrentamientos territoriales dentro de la Comunidad y eso es una de las mayores irresponsabilidades.

La izquierda prefiere etiquetarle como 'zaplanista', como demérito.

Cuando la izquierda quiere colocar etiquetas, básicamente, es porque tiene miedo a lo que viene, a la proyección que esta nueva etapa del Partido Popular puede hacer caer sobre ellos.

Zaplana dejó un legado muy importante bajando las listas de espera sanitarias, bajando las listas del paro, poniendo a la Comunidad Valenciana en el mapa… igual que los Gobiernos de Francisco Camps, que también dejó un magnífico legado y después Alberto Fabra, que le tocó bailar con una situación económica extraordinariamente complicada. Las etiquetas nos las intentan poner los adversarios, los que se están cargando la Comunidad. Otro signo más de miedo y nervios.

La Comunidad Valenciana registra hoy la mejor posición en Europa de incidencia de coronavirus.

No sé si otras regiones pueden estar mejor, pero desde luego en los últimos datos de empleo es la que encabeza el crecimiento del paro. Y un Gobierno de la Generalitat que acaba de ser condenado por el Tribunal Superior de Justicia por no proteger adecuadamente a los médicos de su Comunidad y al que le vuelan los hospitales de campaña por los aires, no creo que esté para dar muchas lecciones de gestión de pandemia.

El presidente de la Diputación de Alicante.

En su discurso de investidura en la Diputación de Alicante, usted usó el lema de Ximo Puig, "tots a una veu" (todos a una voz) para pedirle diálogo y llegar acuerdos. No ha sido así. ¿Por qué ha podido llegar a acuerdos incluso con los nacionalistas y no con el PSOE?

No me es más fácil hablar con uno o con otros, simplemente creo que hay que ser muy práctico cuando se trata de los intereses de los ciudadanos. Si podemos estar de acuerdo con cualquier partido para poner en marcha un plan de obras que beneficie más que en ninguna otra provincia a los pueblos pequeños, es fácil que me ponga de acuerdo. Si hablamos de bajar impuestos, se puede tener un pacto con la izquierda. Si hablamos de defender el Tajo-Segura, aquí hay algunos partidos que han bajado los brazos frente a sus compañeros de Madrid.

Cuando hay cuestiones como, por ejemplo, la política turística, que para nosotros son políticas de Estado, trabajamos día a día y conjuntamente con el presidente de la Generalitat. Los acuerdos no van en función de quiénes son los que los firman, sino del contenido de los mismos. Yo no tengo prejuicios. Si es bueno para la Comunidad, yo lo voy a respaldar aunque lo proponga un partido extraparlamentario.

Hablando del Tajo-Segura, ¿qué sintió cuando Puig calificó de "aquelarre" la reunión de Andalucía y Murcia para defenderlo?

Que estaba obedeciendo órdenes de Pedro Sánchez y en contra de su Comunidad.

Si usted llega a la Presidencia de la Comunidad Valenciana, ¿qué va a pasar con el trasvase?

Que lo voy a defender a capa y espada, como ya lo estoy haciendo desde la Diputación de Alicante, que desgraciadamente es la única institución de toda Comunidad que ha presentado alegaciones a los planes de cuenca del Tajo.

Yo no tengo prejuicios. Si es bueno para la Comunidad Valenciana yo lo voy a respaldar

¿Incluso frente a la opinión de sus compañeros del PP de Castilla-La Mancha o Madrid?

Yo no he escuchado a compañeros de Castilla-La Mancha estar en contra del trasvase. Al que sí he escuchado es al presidente García Page estar en contra del trasvase. En lo que sí que estoy de acuerdo con mis compañeros de Castilla-La Mancha es en que a la cabecera le hacen falta una serie de infraestructuras para aprovechar mejor el agua que tienen, y que así sería mucho más fácil justificar que el agua sobrante viniera.

Lo que no tiene sentido, en estos momentos, es que el Tajo esté enviando diez veces más agua a Portugal de la que necesita y a compatriotas no se les permita acceder ni a la décima parte de la que necesitan. Eso sí que es una absoluta contradicción.

¿Permitirá una inmersión lingüística como la que obliga a los alumnos de zonas castellanohablantes a estudiar en valenciano asignaturas troncales como Matemáticas o Física?

Lo primero es que no firmaré ninguna subvención a entidades que quieran colonizar desde el pancatalinismo la Comunidad Valenciana. Ha sido la propia Diputación de Alicante la que impugnó el decreto de plurilingüismo y la que consiguió pararlo ante el Tribunal Superior de Justicia.

¿Qué posición tiene sobre el valenciano en la Educación?

Para los que amamos el valenciano, que es una lengua de la que me siento muy orgulloso y que forma parte de nuestra cultura, lo que hay que hacer el promocionarlo. Pero la mejor manera de que la gente que sólo habla el castellano odie el valenciano es imponerlo.

Habla de bajar impuestos, ¿usted no cree que Madrid haga 'dumping fiscal' como asegura Puig?

Es curioso que se acuse a los demás de "paraíso fiscal" y no tener la suficiente humildad para reconocer que, precisamente, lo que sufrimos aquí es un infierno fiscal. Es que el Gobierno socialista, en plena pandemia, ha aumentado la cuota a los autónomos, ha subido las primas de seguros, nos van a dar otro hachazo a los carburantes, quieren poner más peajes en las utopistas, han eliminado las desgravaciones de las pensiones… todo eso sin hacer los deberes en la Comunidad Valenciana, porque siguen teniendo el impuesto de sucesiones y donaciones, porque el IRPF no se rebaja. Yo quiero poner en marcha una reducción fiscal en la Comunidad Valenciana.

La entrevista a Carlos Mazón.

Eso no es fácil con los problemas de financiación.

Ya lo hemos hecho con las únicas competencias fiscales que tenemos las diputaciones, que es el IAE fiscal provincial. En este momento, está tres veces por debajo que en Valencia o Castellón. Así que nosotros sí que estamos demostrando que somos capaces de bajar impuestos.

Ahora mismo no contemplo incorporar a Toni Cantó a unas listas del PP

Entonces, ¿la infrafinanciación autonómica es una excusa?

Ahí lo que tenemos es otro problema de bajada de brazos. Es que no tenemos quién nos defienda en Madrid. El presidente Puig se ha ido a ver a la ministra y se ha vuelto como se fue. No se pisa con fuerza en Madrid.

La financiación no es una guerra, una hoguera de vanidades entre el presidente Sánchez y las comunidades autónomas. Se trata de nuestra Educación, de nuestra Sanidad, nuestros Servicios Sociales, nuestras infraestructuras. Y aquí se sale a la calle con pancartas cuando gobierna otro partido en Madrid, y se quedan en casa cuando gobiernan ellos, que es cuando más se podría coincidir. Yo quiero un partido político gobernando la Generalitat que ponga por delante los intereses de su Comunidad a los de su partido político. Eso hoy no está ocurriendo.

¿Para conseguir el Gobierno de la Comunidad hay que conseguir el Ayuntamiento de Valencia?

Vendrá muy bien. Es una de las capitales más importantes de Europa, que vive días tristes desde que cup-promís (Compromís) la gobierna. Claro que es estratégico para nosotros; y su portavoz, María José Catalá, si ganamos el congreso, será la secretaria general del partido.

¿Se ha pacificado la agrupación local de Valencia después de todo lo que pasó con Rita Barberá?

Vamos a un congreso de nueva etapa en el PP. Es verdad que aquello fue muy duro. Para todos. No sólo para el PP, también para la propia ciudad de Valencia. Aquí no estamos para reconstruir o revivir el partido, para eso hay instrumentos. Lo que queremos es reconstruir la ciudad, no sólo después de lo de Rita, sino después de lo que está haciendo Joan Ribó.

¿Hay alguna posibilidad de que Toni Cantó se presente bajo unas siglas del PP en valenciano?

Ahora mismo, no lo contemplo. Primero porque no está afiliado al partido. Segundo porque hay una competencia libre. Yo le agradezco que haya dado el paso de dejar Ciudadanos y pasar a apoyar a Isabel Díaz Ayuso. Sé que, como valenciano que es, coincide con muchos de nuestros planteamientos y si nos echa una mano, independientemente de los cargos, será bienvenido. Cuantos más, mejor.

¿Cómo ve el futuro de Ciudadanos hasta final de la legislatura?

No acostumbro a hablar de procesos internos de otros partidos. Me interesa porque tengo un pacto de gobierno en la Diputación de Alicante con ellos. Lo que me interesa es que la gente sea consciente de que la mejor arma que tenemos para sacar a socialistas y nacionalistas del Palau de la Generalitat es el PP. En ese sentido, tenemos las puertas, las ventanas y los brazos abiertos para cuantos más mejor. Porque nos van a hacer falta.

Si necesitase la ayuda de Vox para su investidura, ¿la aceptaría?

Si se respetan los aspectos básicos de nuestros programa, cuantos más votos y apoyos, mejor. No vivo esa cuestión con prejuicios. Lo importante es lo que queremos hacer: bajar impuestos, acabar con la tensión entre valencianos en función de su procedencia o ideología, que la Comunidad Valenciana pise fuerte y no pida permiso a Cataluña para su política territorial... y para eso, cuantos más apoyos, mejor.

¿Pintaba más la Comunidad con los Gobiernos del PP que con los del Botánico?

A las pruebas me remito. No tendríamos el AVE o infraestructuras estratégicas. Hoy no tenemos el peso, ni la visibilidad ni la proyección internacional que antes. Pero yo no soy nostálgico del pasado.

Creo que debemos ir a una nueva modalidad de influencia, a un nuevo concepto de orgullo de nuestra tierra y hacia una nueva fuerza de apretar los dientes para defender lo nuestro, porque tenemos una Generalitat que no nos defiende por ahí y eso es un gravísimo lastre para el futuro.

¿Ayuso inaugura un liderazgo diferente del de Casado para el PP?

Son niveles de liderazgo diferentes. Para mí, el de Casado es un liderazgo indiscutible que yo me creo y que sigo. Y es nacional. Y está muy asentado y muy arropado en otros liderazgos en el partido.

Estamos en un partido en el que afortunadamente tenemos muchos líderes: Teodoro García Egea, Isabel Díaz Ayuso, José Luis Martínez-AlmeidaAlberto Núñez Feijóo o Fernando López MirasJuanma Moreno... Cada vez tenemos más liderazgos porque cada vez ganamos más elecciones.

Después de años pagando por usar la autovía A7, ¿qué piensa de que el Gobierno quiera volver a poner peajes?

La liberalización de la A7 ya estaba prevista con el PP. Y el señor Ábalos quiso apuntarse un tanto. Ahora, cuando más necesitamos la recuperación económica, el PSOE muestra su verdadera cara. Un ministro valenciano muestra su verdadera cara y quiere cargar y gravar al transporte, al turismo, a la movilidad y a la vertebración, de toda España en el peor momento. Esto es el PSOE en estado puro.

¿Qué problemas puede plantear que los fondos europeos sólo los gestione el Gobierno central?

Esa gestión nos trae dos problemas. Y además los dos van a ser seguros. Los fondos no sólo no van a responder a las verdaderas necesidades del territorio. Una vez más, el PSOE quiere hacer las cosas de arriba abajo, en vez de abajo arriba, atendiendo a las peticiones del municipalismo y el territorio para el desarrollo de la áreas económicas que pueden generar empleo en el páis. Pero además el problema es la falta de credibilidad de un Gobierno que ya ha sido apercibido por su arbitrariedad. La gestión de los fondos europeos por el Gobierno central va a traer colapso y demasiadas sobras de corrupción incluso antes de ponerse en marcha.

¿Qué opina de la petición de Feijoo a Casado para que "suba el nivel"?

Realmente, el nuevo ciclo en el PP es Casado y sólo es Casado el que puede elevar el listón y el nivel en la política española. Ya hemos tenido suficiente ejemplo con Pedro Sánchez y con sus socios de lo que es emponzoñar la vida política española. Sólo Pablo Casado, y así se está demostrando elección tras elección, es el que puede subir el nivel de la política española porque sólo subiendo el nivel podremos afrontar con responsabilidad los tiempos tan importantes que tenemos por delante.

Contenido exclusivo para suscriptores
1€ primer mes
Accede a todo el contenido de EL ESPAÑOL por 1€ el primer mes, y después 6,99€ Sin permanencia

O gestiona tu suscripción con Google

¿Qué incluye tu suscripción?

  • +Acceso limitado a todo el contenido
  • +Navega sin publicidad intrusiva
  • +La Primera del Domingo
  • +Newsletters informativas
  • +Revistas Spain media
  • +Zona Ñ
  • +La Edición
  • +Eventos
Más información