Valencia

La App subvencionada por los gobiernos catalán, valenciano y balear para fomentar las "parejas lingüísticas" acaba de cumplir su segundo año de vida, en el que ha alcanzado las 15.290 descargas y los 7.478 usuarios activos.

Noticias relacionadas

Se llama Apparella't ('emparéjate' en catalán) y tiene "un funcionamiento parecido al de las aplicaciones para encontrar pareja sentimental". Su finalidad oficial, sin embargo, es la de conectar personas que quieran aprender catalán con otras dispuestas a enseñarlo de forma altruista.

Según explica la Plataforma per la Llengua, que es quien impulsa la iniciativa, su funcionamiento es posible "gracias al apoyo de la Generalitat de Catalunya, el Govern de les Illes Balears, la Generalitat Valenciana y los donativos de 205 mecenas". Su coste anual es de 25.000 euros, según precisa la entidad a EL ESPAÑOL.

Los 7.478 usuarios interactuaron en 8.737 chats en 2020, el año récord del Apparella't por efecto directo de la pandemia, que ha empujado los contactos sociales a la vía telemática. La aplicación tiene 3.243 inscritos para aprender catalán y 4.235 para enseñarlo. "Siempre hemos tenido más enseñantes", subrayan fuentes de la plataforma.

Esto se debe a que la aplicación, inicialmente, era más conocida entre una población comprometida con la lengua, con conocimientos de la misma como para enseñarla. "Pero ahora ya se acercan ambas cifras por las campañas que hemos hecho para promocionar el Apparella't", explican.

La Plataforma per la Llengua adopta un discurso estrictamente lingüístico al explicar el proyecto a este periódico. Pero su publicidad transmite que bien puede ser también una herramienta para ligar, con el catalán como excusa.

Su funcionamiento también recuerda muchísimo al de Tinder. La aplicación da a escoger al usuario el sexo de las personas que quiere que le aparezcan: hombre, mujer o ambos. ¿Por qué esta criba si el objetivo es solo aprender catalán? "Por si algunos usuarios están más cómodos con personas de determinado sexo", argumenta la plataforma.

También han de introducir una foto de perfil y una breve biografía. Pero al utilizarla solo pueden seleccionar a las personas en función de la imagen de estas, el texto no aparece. Inicialmente se escoge solo por apariencia. También por ubicación y por preferencia horaria. Al cambiar de lugar, como en Tinder, aparecen perfiles distintos.

La operativa es sencilla: dar al botón verde cuando gusta un candidato o al rojo cuando no. También se puede deslizar el perfil sin hacer nada y aplazar la decisión. Y no es hasta que ambos hacen 'match' cuando se puede iniciar una conversación para formalizar un encuentro.

Para hablar o ligar

La aplicación es mucho más formal que las creadas expresamente para buscar relaciones sentimentales. De hecho, muchos usuarios marcan como preferencia ambos sexos y parecen tener un interés estrictamente idiomático. Pero también los hay que seleccionan solo uno de los sexos y recurren a una imagen más seductora, cuyo interés parece ir más allá de la lengua.

¿Tienen constancia de que hayan surgido parejas sentimentales del Apparella't? "La verdad es que no. Pero sería muy bonito. Sí que surgieron del 'voluntariado por la lengua', que era el programa anterior a la creación de la aplicación", explican.

Para incentivar el uso de la aplicación, en particular para ganar usuarios interesados en aprender catalán, la Plataforma per la Llengua ha traducido el Apparella't a los idiomas de la población con mayor presencia en su radio de acción, tales como el castellano, inglés, árabe, amazigh, urdu o el panyabí.

Los núcleos urbanos en los que más se utiliza son los de Barcelona, Valencia y Palma de Mallorca, si bien cuenta con usuarios en los cinco continentes. En todas y cada una de las capitales europeas hay personas que utilizan el Apparella't.