Las palabras del candidato de Unidas Podemos a la Comunidad de Madrid por Unidas Podemos, Pablo Iglesias, asegurando que "la ultraderecha está tratando de infiltrarse en sectores de la policía y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado" ha soliviantado a los principales sindicatos en el seno de la Policía Nacional.

Noticias relacionadas

"Es evidente", aseguró Iglesias, que esto es algo que está ocurriendo. "Un demócrata nunca debe negar la realidad y tenemos que trabajar con los policías y guardias civiles comprometidos con la democracia", sostenía este pasado martes en una entrevista en el diario La Vanguardia. 

Estas palabras han provocado la reacción de sindicatos como la Unión Federal de Policía (UFP). "Es una declaración electoral, ya nos señaló como posibles autores del envío de los sobres con munición a policías y guardias civiles". 

Han salido al paso también de estas declaraciones desde Jupol, el sindicato mayoritario en el Cuerpo Nacional de Policía. "Es una vergüenza que vuelva a vincular la policía con la extrema derecha. Tenemos un don, que es la profesionalidad, y cada vez que un policía se pone el uniforme se deja a un lado cualquier tipo de ideología y nos dedicamos a cumplir la ley, a garantizar el Estado de derecho", indicó a EL ESPAÑOL uno de sus representantes.

"Nos parece lamentable que un ex ministro y candidato a la Comunidad de Madrid haga estas manifestaciones. Son unas declaraciones totalmente fuera de lugar y que demuestran el odio que tiene este hombre por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado", insisten desde Jupol.

Al quite de estas manifestaciones han salido también desde el Sindicato Profesional de Policía (SPP): "La Policía Nacional está desde el minuto uno comprometida con la defensa de la democracia, a la vez que siempre está al servicio de todos los ciudadanos. De esas palabras se desprende un profundo desconocimiento de la misma".

Las amenazas

Hace unos días, en otra entrevista para El Salto, Iglesias dijo que los autores de las cartas amenazantes con balas contra él, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y la directora general del Instituto Armado, María Gámez, quisieron que se les viera "como miembros de la Policía y la Guardia Civil".

Iglesias señaló que esa impresión se desprende de la carta dirigida al titular de Interior, en la que se habla "abiertamente de que deje de hacer lo que está haciendo" con ambos cuerpos policiales y se emplea, además, cierto argot policial al usar el término 'taponazo' como sinónimo de disparo, una expresión que se conoce poco fuera del ámbito de las Fuerzas de Seguridad.

"Que lo sean o no (policías o guardias civiles) ya lo veremos, pero han querido decir que lo eran. Y además son unas unas cartas que han llegado al Ministerio del Interior y llama la atención que esto no se haya detectado a tiempo", insistió.

A renglón seguido, Iglesias señaló que resulta "evidente" el "carácter conservador" de algunos poderes del Estado y que por ello "nadie se tiene que ofender".