El líder del PP, Pablo Casado, ha recordado este viernes la situación que vive Venezuela, con "presos políticos", "exilio" y expolio de una dictadura", para llamar a combatir el populismo y el comunismo con la "batalla de las ideas" y la "defensa de la libertad". Además, ha alertado sobre la posible llegada de un Gobierno populista tras los comicios madrileños del 4 de mayo.

Casado ha lanzado este mensaje a un día del arranque de la campaña electoral madrileña -en la que el PP abandera el lema 'Comunismo o libertad'- al clausurar la jornada 'Populismos ¿Una amenaza a la democracia' que ha organizado la Fundación Concordia y Libertad. En el acto han participado el Premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, y el coordinador nacional del Partido Voluntad Popular de Venezuela, Leopoldo López.

"Sólo desde las ideas liberales podremos salir de los momentos oscuros en los que este virus, el de la pandemia, y este virus, el del populismo, ataca a nuestro Estado de derecho, nuestras sociedades libres", ha asegurado.

El presidente del PP ha destacado dónde han llevado "los enemigos de libertad" y los "populistas" a algunos países, citando lo que está pasando en la "Venezuela chavista", la "Argentina peronista" o la "granja castrista en Cuba".

Y ahora que se habla de 'Comunismo o libertad', ha dicho que no se trata de algo "extemporáneo" como "les gustaría" y, como prueba de ello, ha subrayado que "solo esta semana se han visto manifestaciones por España en la que se ha conmemorado con banderas comunistas un régimen felizmente superado", en alusión al 90 aniversario de la II República.

A su entender, España es uno de "los pocos países occidentales en los que se sigue haciendo", ha subrayado, para quejarse de que en España se vean estos "acontecimientos anaftalinados" y se "enarbole la hoz y el martillo".

Tras asegurar que el comunismo "ha empezado a ser enarbolado en fórmulas populistas", ha repasado cinco elementos del populismo de hoy en día que a su juicio son similares al comunismo de antes: el identitarismo colectivista que "divide a la sociedad en compartimentos estancos"; el intervencionismo"; su posición "contraria" y "beligerante" al Estado de Derecho; el "antipluralismo"; y el "proteccionismo", con su rechazo a la propiedad privada.

A este respecto, ha recalcado que en España "se habla de expropiar viviendas, de fijar precios de alquileres con viviendas privadas, de expropiar medios de comunicación, expropiar empresas y hacer una especie de plan quinquenal sobre qué modelo productivo queremos y se habla de impuestos confiscatorios".

Aunque ha dicho que para el comunismo todos deben ser iguales, ha advertido que luego "unos lo son más que otros" como, a su juicio, "se ha visto a la hora de publicar el patrimonio de algunos", en alusión al exvicepresidente Pablo Iglesias.

El líder del PP ha advertido de que el populismo suele empezar "corrompiendo normas no escritas de la democracia" y ha puesto como ejemplo lo que ocurre en España con el intento de "acabar con las mayorías constitucionales o del Consejo de Europa en la elección de los jueces".

"Un Madrid abierto y libre"

Casado ha insistido en que tienen que "combatir" esos rasgos que definen el populismo. "Es fundamental que aquí y ahora en un Madrid abierto y en un Madrid próspero, cosmopolita, europeo, iberoamericano y libre tengamos que tener esa perpetua vigilancia sobre nuestras libertades", ha manifestado.

El líder del PP ha subrayado que "en esa defensa de la libertad tienen que estar todos los amantes de la sociedad abierta" porque "es la misma causa que hay que librar en Venezuela" y otros países. "Es esa economía venezolana, que era próspera, la que ha venido financiando a Syriza y Podemos, y financiando la desestabilización de nuestras democracias", ha afirmado.

Dicho esto, ha pedido decir a la gente que el populismo es "inútil" y "falsario" porque promete "soluciones sencillas a problemas complejos". Eso sí, ha dicho que el PP no puede intentar "disfrazarse de populistas", "ser más simples" y "ponerse a su nivel" sino que deben dar "la batalla de las ideas". "Las ideas de la libertad tienen consecuencias y las sociedades abiertas generan prosperidad y ayudan a las personas", ha manifestado.

Como ya hizo esta semana en el Pleno del Congreso, Casado ha reiterado la petición al Gobierno para que el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, sea invitado a la Cumbre Iberoamérica que se celebra en Andorra la próxima semana y que "se retire la asistencia de un sátrapa como Nicolás Maduro".

Tras asegurar que España tiene que "liderar la respuesta internacional a la tiranía de Maduro", Casado ha comparado a Leopoldo López con Nelson Mandela, ya que, según ha dicho, tras haber sido condenado de forma "injusta, arbitraria y arrogante" a 12 años de prisión, "siguió siendo el dueño de su destino y el capitán de su vida y su libertad".