De Ciudadanos al Partido Popular en menos de 24 horas: Fran Hervías ya trabaja en Génova, sede nacional de los conservadores. El ya ex dirigente naranja trabaja ya bajo las órdenes de la vicesecretaria de Organización, Ana Beltrán, aunque todavía no han coincidido en el despacho ordinario, ya que la navarra está de viaje de trabajo en Canarias. 

Noticias relacionadas

En Génova, el cuartel general de los conservadores, le están "haciendo un hueco" y "acondicionando un despacho" en la cuarta planta de la sede, espacio reservado para los responsables de la Organización del partido, según ha podido saber EL ESPAÑOL de fuentes del departamento. 

Fran Hervías hizo su primera aparición pública desde la sede del Partido Popular este lunes. Desde allí explicó las razones que le han empujado a bajarse del barco de Ciudadanos y sumarse a la aventura del Partido Popular. La imagen del hombre fuerte de Albert Rivera flanqueado por el logo azul sirvió de revulsivo para los conservadores, que celebran el "golpe" que están dando a Ciudadanos, un partido que atraviesa sus horas más bajas.

La moción de censura en Murcia precipitó el salto de Hervías, pero el exsecretario de Organización de Cs llevaba evaluando esta opción desde "hace mucho tiempo". El propio Hervías explicó al comunicar este cambio de chaqueta que "Cs era como un hijo para mí. Fui la persona que creó y estructuró todo el partido a nivel nacional. Ha sido una decisión meditada desde hace semanas".

Los conservadores aceleraron la incorporación del que fuera mano derecha de Albert Rivera tras la "traición" de Ciudadanos en Murcia, donde intentaron romper con el PP presentando una moción de censura al mismo gobierno que presidían. La incorporación de Hervías días después de aquel movimiento sísmico ha sido aprovechado por el equipo de Pablo Casado para mostrar a una Inés Arrimadas "completamente muerta" y relanzar un mensaje: "La reunificación del centroderecha debe hacerse en torno al PP". 

Ahora, el ya exsenador trabajará bajo las órdenes de la secretaria de Organización, un terreno político que conoce de sobra, ya que toda su carrera política la ha desarrollado en este ámbito. De momento, la dirección nacional guarda bajo siete llaves las tareas que le han encomendado a Hervías, aunque en Ciudadanos no dudan de que se dedicará "en cuerpo y alma" a "dañar" y "vaciar" la formación naranja, "el partido al que le debe toda su carrera política". 

Tras revelarse los mensajes que reveló EL ESPAÑOL, donde se demuestra cómo Hervías vendió a García Egea la estructura interna de Ciudadanos, en la formación que lidera Inés Arrimadas son conscientes de que su "único objetivo" será "destruirles" para traspasar al Partido Popular "las tripas" de Ciudadanos. 

OPA

Hervías conoce como nadie la estructura interna de Ciudadanos, ya que se dedicó en cuerpo y alma a extender los tentáculos del partido cuando Albert Rivera solo era un diputado en Barcelona que consiguió entrar en el Parlament con tres escaños. La moción de censura en Murcia sirvió al PP de excusa para lanzar una OPA hostil al partido de Arrimadas, "sin miramientos". 

La mala sintonía de Hervías con la cúpula de Ciudadanos desde que Albert Rivera dimitió por los malos resultados de noviembre de 2019 ayudó a los conservadores a convencerle de que su supervivencia política pasaba por dar el salto al Partido Popular. Él mismo reconoció que tomó la decisión el 18 de febrero, después de reunirse con los dos vicesecretarios de Ciudadanos: Carlos Cuadrado y José María Espejo. "Ahí vi que Cs iba a seguir siendo la muleta del sanchismo y no me veía representado".

Tras militar durante quince años en Ciudadanos, Fran Hervías se ha aprendido en menos de una semana el argumentario que repiten los populares: "Si queremos ganar al sanchismo hay que sumar y aunar voluntades, no queda otra. El único capaz de ganar a Sánchez es Pablo Casado".

Afiliados y cargos

La incorporación de Hervías a las filas del Partido Popular es tan inmediata que todavía no se puede cuantificar la envergadura de este fichaje, pero en las filas conservadoras se muestran completamente convencidos de que "serán muchos" los afiliados y cargos orgánicos de Ciudadanos que "más pronto que tarde" acabarán militando en las filas del Partido Popular, siguiendo el camino marcado por su secretario de Organización.

En el horizonte de Pablo Casado solo hay una opción: que todos los ciudadanos que se sienten ideológicamente a la derecha de Pedro Sánchez vote su candidatura. El primer ensayo de la solidez del proyecto del Partido Popular en el bloque de centroderecha se votará el 4 de mayo en Madrid, con Isabel Díaz Ayuso como candidata y Pablo Iglesias de rival.