Pablo Casado culpa a Pedro Sánchez del terremoto político nacional que ha provocado la moción de censura que el PSOE cerró con Ciudadanos para intentar echar al PP del Gobierno de Murcia. Desde Barcelona, el presidente del PP culpa directamente a Pedro Sánchez de que "la onda expansiva" de la moción de censura presentada en Murcia ha provocado un efecto bumerán que "ahora hace tambalear su propio Gobierno".

Noticias relacionadas

La salida de Pablo Iglesias del Ejecutivo para competir cuerpo a cuerpo contra Isabel Díaz Ayuso por el Gobierno de la Comunidad de Madrid ha pillado con el pie cambiado a todos. Casado no ha ocultado que es un movimiento "sorpresivo" pero afea al equipo de Sánchez de ser ellos los que han provocado este movimiento en cadena en prácticamente todas las autonomías. 

Casado insiste en que convocar elecciones en Madrid "no ha sido una iniciativa nuestra", sino un efecto de que Sánchez "intentara desestabilizar" los gobiernos de Murcia, Castilla y León y Madrid. "Ven la política como una partida de ajedrez", criticó el líder de la oposición. Y, en plena pandemia, "pretenden seguir jugando al risk" antes de arremangarse para combatir al virus.

Con este movimiento, considera que Unidas Podemos solo busca "una confrontación política" en la Asamblea de Madrid "como llevan dos años en el Gobierno de España". El líder de la oposición describió a Iglesias, el rival de Ayuso el 4 de mayo, como "un simpatizante de regímenes totalitarios". 

El PP quiere contestar a este desafío que lanza Pablo Iglesias "con creación de empleo, bajando impuestos y dando más herramientas a la sociedad". Además, los conservadores quieren reunificar ya el espacio de centroderecha en torno a sus siglas y recuerdan que "apelamos a lo que somos desde hace cuarenta años: un partido de centro, reformista y liberal, donde el interés de cada persona está por encima de cualquier colectivismo".

Casado lamentó que la jugada en Murcia haya dejado completamente sin espacio a Ciudadanos: "La utilidad en política es esencial", aseguró para, a continuación, subrayar que Inés Arrimadas ya ha "unido su destino" a Pedro Sánchez y que el objetivo de su partido es hacerse con ese espacio ideológico. De momento, el líder del PP se resiste a levantar el veto a Vox y asegura que el PP es el único partido que ofrece "estabilidad política, libertad individual y prosperidad económica".