El Juzgado de Vigilancia Penitenciaria nº 1 de Castilla y León acaba de conceder el tercer grado penitenciario a Iñaki Urdangarin, condenado a 5 años y 10 meses de cárcel por corrupción en el caso Nóos. El marido de la infanta Cristina cumplía condena en la cárcel de Brieva (Ávila), de modo que trabajará fuera de prisión, regresará al centro para dormir y disfrutará de su libertad todos los fines de semana.

Noticias relacionadas

El juez acaba de estimar el recurso interpuesto por la defensa del ex duque de Palma. El recluso podrá disponer ahora de 48 días de permiso al año, y saldrá de la cárcel o el Centro de Inserción Social (CIS) todos los fines de semana.

En el auto, al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, el magistrado afirma con rotundidad que aprecia una "consolidación de los factores positivos" para que pase "a un régimen de semilibertad, tal y como han apreciado quienes tienen un contacto directo con el recurrente".

De ese modo, los viernes, a partir de las cinco de la tarde, Urdangarin podrá desplazarse a Vitoria (Álava) a la residencia de su madre. Regresará cada lunes a su lugar de trabajo en el "Centro Hogar Don Orione", el lugar ubicado en el que el exmiembro de la Familia Real realiza sus tareas de voluntariado.

Unanimidad en la Junta

El pasado mes de septiembre los miembros de la Junta de Tratamiento de la cárcel de Brieva formularon esta misma petición, pero no todos estaban de acuerdo en concederle el tercer grado a Urdangarin. Solo contaban con una mayoría de cuatro votos partidarios de otorgarle esa condición.

Sin embargo, como diez el juez en su auto, la cosa ahora ha cambiado. Dos meses después, en noviembre, la propuesta de progresión a tercer grado realizada por los profesionales de esa misma junta era ya formulada por todos ellos de manera unánime. En su veredicto, además, ya establecían un pronóstico de reincidencia "bajo".

"Es significativo que otros condenados en la misma causa que el recurrente gozan desde hace meses del régimen de vida que aquí se reclama", critica el juez. Su tesis, por tanto, es que la aplicación de las leyes debe de ser igual para todos, "tratar igual a los iguales".

"Si creemos realmente que la igualdad, es un valor fundamental de toda actuación de la Autoridad pública, ya administrativa, ya judicial, pilar elemental y esencia de la Justicia, sería cuando menos deseable, es más, imprescindible y necesario, que se expresara la causa o razón de discrepancia ante un evidente desigual trato".

Dos años y medio en prisión

Deberá estar de vuelta antes de las 10 de la mañana a comienzos de cada semana. El abogado del marido de la infanta Cristina interpuso ante este juzgado una serie de recursos cuando la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias decidió mantener a Urdangarin en calidad de preso en segundo grado. El letrado solicitó una vez más la progresión a tercer grado, la que ahora se le concede. 

Iñaki Urdangarin ingresó en la prisión de Brieva el 18 de junio de 2018. Desde entonces ha permanecido en esta cárcel de mujeres, que él eligió después de que el Tribunal Supremo le impusiera esa condena tras revisar la sentencia de la Audiencia de Palma y donde la administración penitenciaria le ha mantenido.

El deporte, la lectura y alguna conversación con los funcionarios han acompañado a Urdangarin en Brieva, de donde empezó a salir antes del estado de alarma algún día a la semana para hacer voluntariado en ese hogar de la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón.

La pandemia cerró el centro, como ocurrió con muchos otros, pero también suspendió las visitas y las comunicaciones familiares e íntimas de los presos, lo que también afectó al cuñado del rey.