Pablo Casado no se cree la heroicidad de Pedro Sánchez y le ha reclamado "humildad" en lugar de felicitarse a sí mismo por la gestión sanitaria provocada por la pandemia de la Covid. En el último 'cuerpo a cuerpo' parlamentario de 2020, el líder de la oposición ha afeado al presidente del Gobierno que "presuma de gestión" con 388 muertos diarios: "Tiene la deslealtad de decir que Alemania está mucho peor. Por lo menos dé la cara como Merkel y sienta, con lágrimas, lo que está pasando en este país". 

Noticias relacionadas

El turno de réplica ha servido para subir la temperatura en el Hemiciclo: "En Alemania llora una estadista mientras que en España se ríe un frívolo", comenzó Casado su segunda intervención una vez que comprobó por boca del presidente Sánchez que el Gobierno no está dispuesto a abrir negociaciones con el Partido Popular.

Casado llamó a Sánchez "frívolo" y "palmero" de quienes no condenan el terrorismo. También acusó al presidente del Gobierno de no querer despolitizar el CGPJ, como piden las instituciones europeas. Por si aún quedaban dudas, el líder del PP volvió a alejarse de cualquier pacto en el sector de la justicia si está Podemos: "Usted cabalga en un Gobierno frankestein, pero yo no voy a tolerar una justicia frankestein".  

70.000 muertos

El Partido Popular quiere dejar al descubierto la política de "mentiras" sobre la que, a su juicio, se cimenta el Gobierno de Sánchez: "Han muerto 70.000 españoles que ni siquiera se han dignado a reconocer. Han tenido que reconocer que no existen los expertos y no hay actas", encadenó Casado desde la tribuna de oradores del Congreso de los Diputados este miércoles. 

El líder de la oposición acusó al presidente del Gobierno de "aglutinar el poder" y "no permitir que nadie" haga uso del Parlamento y de la justicia: "Baje del Falcon, toque tierra y mire a los ojos a los españoles para decirles dos palabras: gracias y perdón". Casado llamó "arrogante" a Sánchez, por "no haber reconocido el daño infringido a la sociedad española".

Ante el señalamiento del Gobierno, que acusa al PP de bloquear las renovaciones de órganos constitucionales, Casado aireó de nuevo el plan b jurídico que él mismo defendió en el Congreso "y que tumbó aquí" para que los confinamientos no dependan de un estado de alarma. "Se comprometieron a traer legislación accesoria para no acudir a la alarma, pero están sin control y mintiendo", le espetó antes de asegurar que España no vive en un estado de alarma, sino en una "alarma de Estado". 

Casado dio alguna píldora de la llamada que mantuvo este martes con el presidente del Gobierno, y le recordó que él mismo le ofreció un gran pacto de Estado por la Sanidad que despreció. "Ni siquiera nos contestó, cuando tenemos la peor crisis sanitaria con los peores resultados en número de contagios y fallecidos, abandonados a su suerte". 

Ante la insistencia del Gobierno de anunciar a bombo y platillo de que España salía más fuerte del confinamiento, Casado le replicó en la tribuna con la variable parlamentaria que Moncloa ha cerrado para sacar adelante las cuentas públicas del 2021. "Los únicos que salen más fuertes son Otegi, Rufián e Iglesias, ¿cómo puede decir que esto va a ir bien?", se preguntó.

Despilfarro

Respecto a los Presupuestos Generales del Estado que están pasando su tramitación en el Senado, Casado augura que "ahondan en la depresión y en la deuda pública" y puso de nuevo el foco en el "despilfarro" que supondrán: "Han subido el 100% el gasto en asesores", puntualizó. 

Casado también habló de que Sánchez ha obviado su oferta para sentarse a negociar cómo se tramitarán los fondos europeos para la recuperación. "Le dije que aprobáramos una autoridad independiente, como Grecia, Francia o Italia, pero usted prefiere que su gabinete sea el que decida dónde van los fondos. ¿No es mejor mandar un mensaje a la Unión Europea de que no va a hacer clientelismo?", se preguntó en alto.

Antes de finalizar, el líder de la oposición pidió al presidente del Gobierno que rechace "los ataques de su socio de Gobierno al Rey de España, que ha sido ratificado por las Cortes Generales" y volvió a exhibir sus condiciones para renovar el Consejo General del Poder Judicial: "Un pacto entre PP y PSOE, como en los últimos cuarenta años". Las posturas siguen muy enconadas.