La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha reclamado al Govern de la Generalitat que tome medidas que no sean "incoherentes" ni "contradictorias" y que tengan en cuenta que lo que ellos aprueban en un papel, los ayuntamientos luego tienen que convertirlas en realidad, en referencia a las medidas adoptadas de cara a frenar los brotes de coronavirus en la región. 

Noticias relacionadas

Así lo ha afirmado Colau en rueda de prensa tras una reunión con los otros doce alcaldes de los municipios de la primera corona metropolitana de Barcelona afectados por las restricciones del Govern y el president de la Generalitat, Quim Torra, quien ha propuesto poner en marcha un comité "Procicat metropolitano" complementario.

Colau ha dicho reconocer "totalmente" que quien tiene competencias para tomar medidas es el ejecutivo catalán, pero que los ayuntamientos son los que deben aplicarlas pese a ser los que tienen "menos recursos".

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha admitido que "es absolutamente imprescindible ir alineados con los ayuntamientos para hacer frente al Covid-19", tras reunirse con los 13 alcaldes del área metropolitana afectados por las restricciones para contener los brotes de coronavirus.

Los alcaldes solicitaron el viernes la reunión con el Govern para aclarar dudas sobre las medidas decretadas por la Generalitat y sugerir algunos cambios, después de quejarse de que el gobierno catalán no había consensuado las medidas con los ayuntamientos.

El Govern y los ayuntamientos del Área Metropolitana de Barcelona han acordado en su reunión crear un Procicat metropolitano para hacer el seguimiento de la evolución de la pandemia y el efecto de las medidas de restricción.

Según ha informado el Govern en un comunicado, durante el encuentro con los alcaldes, Torra ha expresado que la voluntad del gobierno catalán es "trabajar de manera coordinada con los ayuntamientos" y ha pedido a los alcaldes "lealtad y responsabilidad" porque "necesitamos la complicidad de todos".

"Todas las medidas que tomamos son siempre siguiendo las recomendaciones que nos hacen desde el Departamento de Salud", ha vuelto a afirmar el jefe del Ejecutivo catalán.

Durante el encuentro, los consistorios han expresado su disposición a colaborar con el Govern y trabajar de manera coordinada y han coincidido en la necesidad de tomar medidas en el Área Metropolitana.

Cataluña ha notificado este viernes 1.111 nuevos positivos, de los que 346 corresponden a la ciudad de Barcelona, 195 a la comarca del Segriá y 67 a L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona). Esta situación ha llevado a la Generalitat a recomendar a casi 4 millones de personas de Barcelona y su área metropolitana, y de las comarcas leridanas del Segriá y la Noguera, que no salgan de casa en 15 días, excepto para ir a trabajar y hacer las compras imprescindibles.

Según el decreto del Govern, Barcelona y su área metropolitana retroceden a una fase intermedia a las denominadas Fase 1 y Fase 2 durante el estado de alarma. Así se restringe el aforo de bares y restaurantes al 50% en el interior (en las terrazas hay que respetar la distancia de seguridad), se cierra el ocio nocturno, y las residencias de mayores tampoco permitirán visitas. Además, el Sant Jordi de verano, previsto para este 23 de julio, queda anulado.

Además, se limitan las reuniones a menos de 10 personas, se implementará de nuevo la cita previa en los comercios, se suspende la actividad en cines y teatros, así como en los gimnasios, y tampoco se permitirán los eventos deportivos en espacios cerrados.