“Al final te vas a poner fuerte y todo”. Es el mensaje que Marta Palomar le puso a su pupilo cuando reposteó su foto en Instagram. Santiago Abascal, a las órdenes de esta joven pacense en los entrenamientos, había subido una foto junto a ella con el siguiente mensaje: “La intensidad de la campaña solo se aguanta con disciplina. Aquí con la crack de mi entrenadora @Marapalomar_PT que me hace sufrir de lo lindo para después resistir”.

Noticias relacionadas

No es ningún secreto que el líder de Vox se machaca en el gimnasio. De hecho, es asiduo a subir este tipo de fotos a sus perfiles. Sin embargo, nunca había subido una junto a su entrenadora. En la misma también se aprecia el nombre del box donde entrena.

Llama la atención que sea una mujer la que entrene a Abascal. Cabe recordar que en una entrevista concedida a Marca, Abascal dijo, cuando le preguntaron por una discriminación positiva en el deporte femenino, que “hombre, merece la pena hacer una reflexión sobre ello habida cuenta de que el deporte masculino es muy consumido en los medios y el femenino no tanto porque normalmente la mujer no puede competir al mismo nivel que el hombre”. Aquí no se cumple la norma, quizás sea más bien al contrario.

Santiago Abascal, presidente de Vox, haciendo ejercicio. E.E.

El trabajo de esta entrenadora parece impecable, pues salta a la vista que si Abascal destaca en algo con respecto a sus adversarios políticos es en forma física.

Buen currículum

Marta Palomar se define a sí misma en sus perfiles de las redes sociales como graduada en Ciencias de la Actividad Física y Deportiva por la Universidad de Extremadura. Es joven, y parece exponer como especialidades el Body Core, el entrenamiento en suspensión y el embarazo y posparto.

Además, ostenta en su currículum un máster en Actividad Física y Salud, organizado por la Universidad Europea de Madrid y la Escuela Universitaria Real Madrid.

En la actualidad, trabaja en el centro deportivo de Juanjo Rodríguez, que declinó participar en este reportaje. La foto con Abascal es en uno de los box de esta marca, que ha trabajado con celebrities y gente relacionada con el mundo del deporte.

Promesa del voleibol

Haciendo una búsqueda por internet se puede comprobar que la pacense Marta Palomar fue una prometedora jugadora de voleibol, llegando a firmar por un equipo de Superliga, máxima categoría española en este deporte, en 2015.

Era una promesa. Fue formada, según badajozdeportes.com, en la cantera del Club Pacense Voleibol. Posteriormente se incorporó a las filas del Licenciados Reunidos, equipo con el que llegó a conseguir el premio de MVP de la final de la Segunda división nacional.

Esto le valió a Marta el salto a un equipo de Superliga como el Voleibol Arroyo ese mismo verano. Combinaría el primer equipo y el segundo. El técnico Adolfo Gómez le llamó y ella no dudó en estar con el único conjunto extremeño de aquella temporada en la élite de este deporte. Por entonces tenía 21 años y su fichaje se anunciaba como una apuesta de futuro.

La joven era todo un portento físico para jugar en la red. 1.83 centímetros de envergadura y un alcance en salto vertical con una mano de 2.85 metros.

Abascal en el gimnasio

Tal y como ya se ha publicado con anterioridad, Abascal suele escaparse al gimnasio cada vez que puede. Va al gimnasio menos de lo que le gustaría, aunque más de lo que dice.

Pablo Cabeza, entrenador de atletismo y triarlón, ya comentó en EL ESPAÑOL que “sin duda está en buena forma física”. “Sin conocer sus hábitos se puede ver que está apegado a lo que llamamos deportes de fuerza o de potencia. Los deportes de resistencia, como lo de salir al monte, te dejan más delgado. Entonces, es posible que durante las elecciones haya optado por un entrenamiento más intenso, del que llaman fitness, con pesas”, reconocía a este medio.

Sin embargo, lo que más le gusta a Abascal en el tema deportivo es el monte y los deportes que requieren mucho tiempo. “Le gusta ponerse en plan cabra. Lo hizo con los 101 kilómetros de la Legión, por ejemplo. En el monte es imposible, imposible, seguirle".

La última imagen de Abascal, en la que su brazo se muestra rudo, hace pensar que continúa con tipos de entrenamientos más del estilo fitness. Le hará falta, sobre todo en medio de la campaña de unas elecciones vascas en las que no ostentarán grandes resultados según las encuestas.