Cuatro asociaciones militares acaban de presentar una queja ante el Defensor del Pueblo, recién finalizada la 'Operación Balmis', por los "precarios" salarios de los miembros de las Fuerzas Armadas. A juicio de estos colectivos, los soldados llevan años reclamando una equiparación de salarios y una retribución acorde "a la de otros cuerpos de servidores públicos". 

Noticias relacionadas

Durante el estado de alarma, asegura el comunicado al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, la ciudadanía "ha podido constatar la profesionalidad y entrega de los hombres y mujeres de las Fuerzas Armadas", y por eso "exponemos la crudeza de la situación límite a la que se les somete, quedando en el desamparo y en la falta de dignidad para unos profesionales que cumplen, con creces sus cometidos constitucionales".

El escrito lo firman la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME), la Asociación Profesional de Suboficiales de las Fuerzas Armadas (ASFASPRO), la Asociación de Tropa y Marinería Española (ATME) y la Unión de Militares de Tropa (UMT).

Todos estos colectivos representan a unos 12.000 militares, el 20 por ciento del total de los que figuran en los ejércitos españoles. 

Estos colectivos denuncian unas retribuciones "paupérrimas", "manifiestamente injustas", "una carrera militar sin expectativas", y "unos derechos diezmados que impiden la ciudadanía plena". Estas cuatro reclamaciones suponen, a su juicio, que los hombres y mujeres militares quedan en "una deshonrosa situación profesional".

Nóminas alejadas del resto

Estas cuatro asociaciones llevan años exponiendo la lejanía de las nóminas de los soldados con respecto a las del resto de la Administración Pública. En un momento en el que la equiparación salarial está sobre la mesa de negociación tanto para la Guardia Civil como para la Policía Nacional, estas agrupaciones exigen que también se les tenga en cuenta.

"La 'nueva normalidad' ha de servir para que desde la reconstrucción los miembros de las Fuerzas Armadas alcancen el estatus de plena ciudadanía, sus retribuciones se ajusten a las de otros cuerpos de servidores públicos y su carrera profesional se guíe por los principios de mérito y capacidad sin límites ni barreras", continúa el escrito.

"Es un hecho objetivo, reconocido por todos", prosigue el comunicado. "El Observatorio de la Vida Militar lo ratificó en su informe del año 2016, la entonces Ministra de Defensa anunció a fines de 2017 un estudio para dignificar las retribuciones, la Comisión de Defensa del Congreso calificó de grave su situación en febrero de 2018, en marzo de 2019 tuvo lugar un pleno extraordinario del Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas sobre retribuciones".

Una vez más, los firmantes de la queja al Defensor del Pueblo insisten en que no descartan "acciones futuras que muestren al resto de la sociedad el abandono al que estamos sometidos sin un reconocimiento retributivo y unas condiciones de carrera justas".