La estatua dedicada al misionero Fray Junípero Serra en Palma de Mallorca ha amanecido este lunes con la palabra "racista" pintada tras un acto vandálico nocturno. La pintura roja sobre la base de piedra también ha manchado la propia estatua que sujeta.

Noticias relacionadas

El Ayuntamiento de Petra ha expuesto su malestar por el cuestionamiento de la histórica figura del fraile franciscano, nacido precisamente en ese municipio mallorquín en 1713. Hasta el momento no se conoce quién o quiénes han realizado la pintada sobre la estatua que se encuentra frente a la entrada de la Basílica de Sant Francesc, cerca del colegio que lleva el mismo nombre.

Tan sólo un día antes, Sonia Vivas, concejal de Justicia Social, Feminismo y LGTBI de Palma, perteneciente a Unidas Podemos, lanzaba un mensaje en Twitter junto a una foto de la estatua: "Las ciudades hablan mediante los nombres de sus calles, monumentos y estatuas. Cuentan una historia política de élites y oligarquías. Los habitantes toman la palabra en San Francisco y tiran la estatua de Junípero Serra. En Palma, pacíficamente, debería ser igual".

El PP acusa de "falta de contundencia" a Armengol

El secretario general del PP de Baleares, Toni Fuster, ha condenado "enérgicamente" el acto vandálico contra la estatua de Fray Junípero Serra, en la plaza de Sant Francesc de Palma, así como el "silencio y la falta de contundencia" de la presidenta Armengol y del alcalde Hila.

En una nota de prensa, Fuster ha subrayado este lunes "las consecuencias que ha tenido la llamada realizada" por la regidora del Ayuntamiento de Palma Sonia Vivas, quien "alentó a los ciudadanos de Palma a trasladar" a la plaza, donde se encuentra la imagen del religioso mallorquín, las acciones contra la memoria de Serra que tienen lugar en San Francisco, EEUU.

Fuster ha asegurado esperar "la condena unánime" de las fuerzas del Pacte por denunciar la vejación que ha sufrido la escultura así como cualquier tipo de vandalismo, "que no tiene ningún tipo de justificación". "Actitudes como ésta sólo nos llevan al odio, la intolerancia y la división cuando lo que queremos es la unión de todos por el bien común", ha apuntado.

El secretario general del PP balear ha añadido también que "personalmente me duele ver cómo se ha insultado la memoria de Junípero Serra con su estatua llena de pintadas en color rojo". A su juicio, se trata de una situación "indigna" que no lleva a ninguna parte porque en ningún caso el vandalismo "es el camino para conseguir ningún objetivo".

Además, ha pedido al alcalde de Palma, José Hila, que articule los mecanismos que sean necesarios para que la "pintada sea borrada y se restablezca la normalidad" en la plaza Sant Francesc.

"Mejorar el conocimiento del legado hispánico"

Este mismo lunes la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, afirmaba que está trabajando con las autoridades norteamericanas para "rebajar la tensión" a raíz de los ataques a estatuas de personajes históricos españoles en Estados Unidos, y ha apostado por "mejorar el conocimiento del legado hispánico" en ese país.

En una entrevista en la Cadena Cope, Laya se ha referido a sucesos en ciudades como San Francisco, donde, en medio de la ola de protestas raciales que vive el país, unos manifestantes derribaron una estatua del misionero fray Junípero Serra e hicieron pintadas en otra de Miguel de Cervantes, después de que se retirara una de Cristóbal Colón.

La ministra ha afirmado que el Gobierno está en contacto con las autoridades norteamericanas, tanto estatales como locales y federales, para "rebajar la tensión", y lo está haciendo, ha añadido, "con prudencia y calma".

Ello porque, ha añadido, "hay dentro de este movimiento una rabia muy grande por un parte de la sociedad estadounidense que está rebelándose contra una discriminación racial y una falta de igualdad", aspectos donde "probablemente haya cosas que cambiar". "Son heridas en la democracia", ha indicado.

Dentro del movimiento, ha apuntado, se está produciendo un cuestionamiento del legado histórico de EEUU que no solo afecta a Cervantes o Colón, sino también a personajes como George Washington o Theodore Roosevelt, cuando a "muchos de ellos" la ministra "no los asociaría con discriminación racial".