El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha indicado este jueves que no se puede atribuir todo el exceso de la mortalidad en España al coronavirus. 

Según el Sistema de Monitorización de la Mortalidad Diaria, entre el 17 de marzo y el 2 de mayo se ha producido una sobremortalidad de 30.706 personas, mientras que los fallecidos confirmados por coronavirus son algo más de 26.000. Simón ha precisado que esa diferencia de algo menos de 5.000 defunciones recogen la sobremortalidad general a nivel nacional por todas las causas, sin especificar ninguna.

"Sabemos que tenemos 26.070 muertos por coronavirus, pero en España sabemos que se muere mucha gente por otras causas y esos menos de 5.000 fallecidos se pueden explicar por muchas razones", ha sostenido, y se desconoce cuántas de esas muertes serán "directamente achacables al coronavirus" y cuántas no.



Esos incrementos estadísticos, ha continuado, se tienen que asociar posteriormente a una causa y no se puede decir si se debe a incremento de mortalidad por coronavirus, por infartos, "a un accidente de tráfico enorme" o por otras enfermedades.

"Las cifras son perfectamente coherentes, perfectamente compatibles las unas con las otras", ha dicho, para añadir que en algunos lugares la pandemia ha hecho que los cuidadanos acudieran más tarde a los servicios sanitarios, algo que ha podido tener un impacto en la evolución y la mortalidad de algunas asociada a algunas enfermedades.