Ángel F.M. tenía 62 años. Era funcionario de segunda actividad en el Centro Penitenciario de Cuenca. Pertenecía al Cuerpo de Ayudantes. Acaba de fallecer tras dos semanas en las que los efectos del coronavirus han ido avanzando en su organismo. 

Noticias relacionadas

Este hombre desarrollaba en estos momentos su actividad laboral en las oficinas del centro. No estaba teniendo contacto alguno con los internos que cumplen condena en esta prisión.

Fue el pasado día 30 de marzo, cuando se notificó que Ángel era positivo al virus. Ese día, el Servicio de Prevención de Castilla La Mancha y la prisión conquense llevaron a cabo el estudio de contactos y establecieron las medidas necesarias. Hasta el momento no se ha registrado ningún caso más en dicha cárcel.

En cuanto detectaron su caso, se llevaron a Ángel al hospital. Su estado empeoró, y llevaba más de dos semanas en la UCI del hospital de Cuenca desde el pasado 31 de marzo. Luego llamaron a la Unidad Militar de Emergencias (UME) del Ejército, que acudió a desinfectar las instalaciones. 

Tres fallecidos en prisiones

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha enviado nada más enterarse de la triste noticia un mensaje de pésame y cariño para la familia y compañeros del funcionario fallecido.

Además, el secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Luis Ortiz, se ha puesto en contacto con la viuda del trabajador y le ha trasladado las condolencias y ha destacado la labor y profesionalidad de los funcionarios de prisiones en estos momentos tan difíciles para todos.

Además de Ángel, el 24 de marzo falleció en el Hospital de Arganda víctima del Covid-19 una interna de 78 años de Madrid VII-Estremera. Seis días después, el 30 de marzo, falleció Ismael, de 66 años, trabajador del centro penitenciario de Alicante.

Según fuentes de Instituciones Penitenciarias, en la actualidad están registrados 217 trabajadores por dar positivo en Covid-19 y también hay 32 internos contagiados. La institución tiene 24.000 funcionarios y unos 50.000 reclusos.

Desde el sindicato ACAIP también se han solidarizado con el que era un buen trabajador, un gran compañero y un mejor amigo.