Los militares desplegados en Pamplona ayer para llevar a cabo tareas de desinfección contra la propagación del coronavirus no fueron recibidos con aplausos ni vítores. Una gran cacerolada secundada por los vecinos resonaba con fuerza desde los balcones pamplonicas para trasladar el mensaje a los militares de que no eran bienvenidos.

Noticias relacionadas

Un vídeo en la red social Twitter, que ya cuenta con más de 29.000 reproducciones, recoge parte del momento en el que se produjo esta cacerolada alentada por Bildu contra los miembros de la UME en el que se ven banderas y carteles en los balcones e incluso a menores apoyando la crítica. 

Con gritos de '¡Fuera!' y silbidos de rechazo los militares tuvieron que realizar sus trabajos de inspección y desinfección de ciertos inmuebles.