La Policía Nacional ha detenido en Reus (Tarragona) a un "cibersoldado" del Estado Islámico que suponía una "grave amenaza para la Seguridad Nacional". Un individuo de 38 años y nacionalidad marroquí al que se le acusa de los delitos de adoctrinamiento y enaltecimiento terrorista, que ya ha pasado a disposición del Juzgado de Instrucción nº6 de la Audiencia Nacional.

Noticias relacionadas

El detenido tenía contacto con otros miembros de la organización que tenían inminentes planes terroristas. El operativo, con la colaboración de Europol, ha culminado con la captura de este "cibersoldado" y de otra persona a la que se le puso en libertad tras tomarle declaración. Además se practicaron sendas entradas y registros en viviendas.

"El exhaustivo análisis de la información realizado por los investigadores detectó la existencia de un “cibersoldado” que, presuntamente, había asumido la estrategia virtual de Daesh, llevando a cabo un fuerte proceso de auto adoctrinamiento y difusión masiva de los postulados de la organización terrorista a través de Internet", detalla la Policía Nacional.

Según los investigadores, el detenido "tenía la intención de adoctrinar posteriormente a terceros y ejecutar actos de enaltecimiento y apología del yihadismo, tanto en el plano real como en el virtual".

Los agentes detectaron que el individuo seguía los pasos de varios líderes radicales y que consumía "compulsivamente" material online de corte yihadista violento y de apoyo a Daesh: "Dichas consultas hacían constantes referencias a los muyahidines y a la yihad, abogando por la no integración en la sociedad occidental a la que consideran el enemigo infiel".

Entre el material consultado figuraban los preceptos en los que se pregonaba acabar con la vida de todo aquel criticase el Islam. También había buscado datos sobre personas que residían en España y en el extranjero que hubieran manifestado una opinión negativa sobre el califato. La operación policial se precipitó "ante el temor de que estuviera determinando un posible objetivo para un atentado terrorista".

Contacto con terroristas

Los agentes han constatado que el arrestado ha tenido contacto con otros detenidos de anteriores operaciones contra el terrorismo yihadista, todos ellos acusados de formar parte de planes para llevar a cabo atentados.

"Por ejemplo tuvo contacto con un detenido en Colombia, arrestado gracias a la información facilitada por la Policía Nacional, sujeto captado por la organización terrorista Daesh que tenía previsto un atentado con artefactos explosivos en Bogotá contra un bar donde acudía personal de la Embajada de Estados Unidos", detalla la Policía Nacional.

Los agentes constataron que el detenido consultaba material yihadista con la finalidad de difundirlo masivamente en la red, y así adoctrinar en la yihad a los posibles receptores del mensaje radical. Dicha difusión masiva la consiguió a través de los perfiles en redes sociales que manejaba, tanto abiertos como cerrados, y en los que sumaba más de 25.000 seguidores, constituyendo un gran altavoz de la doctrina yihadista y de los postulados de DAESH.

El proceso de auto capacitación no solo implicaba el consumo de material de corte yihadista violento, sino que también se instruyó en como tomar medidas de seguridad para aplicar en sus actividades ilegales y así evitar ser detectado por las fuerzas de seguridad. En este aspecto, el detenido ejercía un riguroso control de los grupos de redes sociales que manejaba en las diversas plataformas virtuales.

Relación de jerarquía

Había logrado una relación de jerarquía con los distintos administradores para poder supervisar la actividad de éstos, pero siempre trató de mantener un perfil bajo para evitar la acción policial.

Pese a que era consciente de la radicalidad de sus publicaciones, y que debía mantenerse en un perfil bajo, desde el comienzo de la investigación se acreditaron periodos de actividad en los que el tono de su publicaciones se había ido elevando notablemente, llegando a justificar públicamente la yihad y las acciones terroristas del Estado Islámico para promoverla entre sus seguidores.

Respecto a las medidas de seguridad para intentar mantener un perfil bajo, el detenido mostró interés por publicaciones relacionadas con la denominada taqqiya, término que hace referencia al principio del disimulo legítimo permitido temporalmente en el Islam en determinadas ocasiones de necesidad.

En este sentido, se tiene constancia que esta práctica ha sido llevada a cabo por numerosos sujetos que han acabado atentando en Europa y que a través de este modus operandi tratan de evitar ser detectados por los servicios policiales.

Con la neutralización de este individuo, que asumió el ideario de DAESH y difundió su ideología radical evidenciando su fin instrumental como herramienta de enaltecimiento y adoctrinamiento terrorista, se anula una amenaza grave para la Seguridad Nacional.

La investigación se ha desarrollado bajo la supervisión del Juzgado Central de Instrucción Número 6 y la coordinación de la Fiscalía de la Audiencia Nacional. El detenido ha ingresado en prisión preventiva.