Antonio Carrero Jiménez perdió la vida a los 27 años en Mali. Soldado de Infantería de Marina, el vehículo en el que viajaba volcó en las inmediaciones de Somadougou al intentar esquivar un autobús. La tragedia marcó aquella misión de la Armada Española en el corazón del país africano. Ahora, un año y medio después, se reconoce la labor del militar en un último homenaje: ha sido ascendido a cabo por Real Decreto aprobado en Consejo de Ministros.

Noticias relacionadas

El suceso tuvo lugar el 18 de mayo de 2018. Antonio Carrero viajaba en la torreta del vehículo Lince y, por tanto, sufrió las peores consecuencias del accidente de tráfico, que tuvo lugar a las 8.55 de la mañana (hora española). Otros dos compañeros resultaron heridos con contusiones y fueron trasladados a un hospital Role-2 en la localidad de Koulikoro.

El convoy en el que viajaba el militar formaba parte de una misión de apoyo al Ejército maliense. Cabe recordar que las Fuerzas Armadas españolas están desplegadas en Mali bajo el paraguas de la Unión Europea, en una operación de adiestramiento y asesoramiento a las tropas locales; principalmente, en su lucha contra el terrorismo.

Antonio Carrero, nacido en Dos Hermanas (Sevilla), estaba destinado en el Tercio de Armada, en el II Batallón de Desembarco, con sede en San Fernando (Cádiz). Según detalla La Voz de Cádiz, él es uno de los militares ascendidos a título póstumo en el Consejo de Ministros del pasado viernes.

"Real Decreto por el que se promueve al empleo superior, con carácter honorífico y a título póstumo, a miembros de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil fallecidos en acto de servicio", detallan las actas de dicho Consejo de Ministros.

Los compañeros del soldado Carrero, ahora cabo, quisieron dejar su nombre grabado en la misión de EUTM-Mali. Por eso instalaron una placa en el lugar en el que perdió la vida aquel 18 de mayo. En el epitafio, un mensaje que recoge el espíritu de los miembros de la Infantería de Marina: "Valientes por tierra y por mar".