Sorpresa en la presidencia del Senado. Las quinielas apuntaban a la renovación de Manuel Cruz como presidente de la Cámara Alta, cargo que ostentaba desde mayo de 2019. Unos meses que han estado marcados por la polémica tras las acusaciones de plagio de su libro Filosofía contemporánea. Sin embargo, Pedro Sánchez opta por la ruptura. Su apuesta para ocupar el cargo pasa por Pilar Llop, jueza especialista en violencia de género. Fuentes del partido se resumen a decir que Cruz pasará "a otras responsabilidades".

Noticias relacionadas

El desembarco de Manuel Cruz en la presidencia del Senado estuvo acompañado de circunstancias excepcionales. Pedro Sánchez quería a Miquel Iceta (PSC) en el puesto, un guiño catalanista en plena vorágine separatista en la región. Los independentistas, no obstante, frustraron el movimiento: su nombramiento debía ser respaldado con mayoría en el Parlament y ERC, JxCat y la CUP lo bloquearon en un gesto inédito.

Así es como llegó Manuel Cruz a presidir la Cámara Alta en el mes de mayo. Durante este tiempo ha recorrido un camino marcado por la erosión política; principalmente, a cuenta de las informaciones que apuntaban a un supuesto plagio en su obra.

"Es falso"

"Es falso que haya cometido plagio". Manuel Cruz se defendió así de las acusaciones de haber tomado -sin entrecomillar- citas de nueve autores diferentes en su libro. Según sus explicaciones, el libro editado en 2002 y reeditado en 2010 contenía "coincidencias mínimas" en "afirmaciones sobradamente conocidas entre especialistas porque se habla de las mismas obras y de los mismos autores clásicos". Su objetivo, aseguraba, era difundir un "manual divulgativo para estudiantes".

El episodio provocó una crisis en el Gobierno de Pedro Sánchez, que tuvo que dar la cara por el presidente del Senado. Isabel Celaá, portavoz del Ejecutivo, declaró ante los micrófonos que las acusaciones eran infundadas. "Más allá de un texto literal de dos líneas", un plagio consiste en hacer pasar como propia "una trama, una idea o un concepto", aseveró.

La oposición no consideró suficientes aquellas explicaciones. "No hablamos de un miembro del Gobierno, sino de algo más grave: la cabeza de una de las cámaras de representación popular", estimó Javier Maroto, del PP. "Aún estamos esperando las explicaciones solventes y oportunas sobre el supuesto plagio de su libro", aseveró el senador Fran Carrillo, de Ciudadanos.

Una entrevista polémica

No ha sido la única adversidad política a la que se ha enfrentado Cruz. Fuentes políticas recuerdan la polémica en torno a la entrevista que concedió a El País. En una primera edición, antes de conocerse el fallo del Tribunal Supremo, el periódico recogía la siguiente respuesta sobre la sentencia del juicio del procés: "Hay un escenario que podría reconciliar todo y es que hubiera una sentencia absolutoria, es una posibilidad".

De nuevo, la oposición cargó contra el presidente del Senado. Desde filas populares y de Cs consideraban inapropiado que un cargo de esta responsabilidad se manifestase en semejantes términos. Un día más tarde, el diario publicó una rectificación. La respuesta de Cruz quedó reflejada del siguiente modo: "Habría un escenario que podría reconsiderar esto, y es que la sentencia fuera absolutoria. Bueno, es una posibilidad, yo no voy a entrar en eso".

Las explicaciones no parecieron convencer a aquéllos que ya pedían su destitución al frente de la Cámara Alta.

Las acusaciones a Iglesias

Las piezas del puzle político han cambiado sustancialmente en los últimos meses. No hubo acuerdo para formar Gobierno tras las elecciones generales de abril y hubo un nuevo llamamiento a las urnas en noviembre. Historia conocida a la que se le van añadiendo nuevos capítulos. Uno de los más destacados, el acuerdo entre Sánchez e Iglesias para construir un camino hacia la Moncloa.

Pero ubiquémonos en el prolegómeno de ese pacto. El líder del PSOE y de Unidas Podemos no atraviesan una relación fluida. Más bien al contrario, se acusan el uno al otro de la repetición electoral.

En esas, Crónica Global entrevista a Manuel Cruz. Sobre Iglesias se expresa en los siguientes términos: "Aunque el PSOE ha dicho que tiene interés en que sea su socio prioritario, con los hechos de las últimas semanas, Pablo Iglesias no se ha ganado un sitio en el Gobierno, más bien al contrario".

Las declaraciones tuvieron lugar no hace ni un mes, el pasado 6 de noviembre. Seis días después, Sánchez e Iglesias se abrazaban en público para sellar su pacto, que es ya historia conocida.

La jueza Pilar Llop

Desde el partido no detallan el cargo institucional que ocupará Manuel Cruz. "Otras responsabilidades", se limitan a afirmar. Lo que sí es seguro es que su lugar lo ocupará la jueza Pilar Llop, actualmente senadora del PSOE por designación autonómica de la Asamblea de Madrid. En 2018, cuando Sánchez llegó al poder tras la moción de censura, fue nombrada delegada del Gobierno para la Violencia de Género.

En el Congreso, por el contrario, no habrá cambios. Meritxell Batet seguirá encabezando una Cámara Baja, que todavía busca la fórmula para investir a Pedro Sánchez presidente del Gobierno.