El acto estaba cargado de solemnidad. Zaida Cantera, quien llegó a ser comandante del Ejército de tierra, subió al estrado, se quitó la chaqueta y giró sobre sí misma. "He hecho kárate, he hecho judo...", comenzó a enumerar. Una serie de actividades que requieren de una gran preparación física. También citó su experiencia como militar en zona de operaciones. Y concluyó: "Soy víctima de la violencia". Un discurso para romper tabúes y demostrar que la apariencia de la mujer que sufre la lacra machista no tiene por qué estar relacionada con la fragilidad.

Noticias relacionadas

El testimonio de Zaida Cantera, ahora diputada del PSOE, tuvo lugar en el seminario 'Mujeres, Paz y Seguridad' que este lunes se celebró en la Universidad Camilo José Cela. La abogada Cruz Sánchez de Lara, presidenta de THRibune, Tribune of Human Rights, y consejera de EL ESPAÑOL, dio paso de forma improvisada a la comandante del Ejército en situación de retiro: "Dicen que el protocolo esta para romperlo y antes de que de comienzo la segunda mesa voy a poner en un aprieto a alguien".

Así es como Cantera subió al escenario. "Creo que es fácil el mensaje. Voy a ser corta, si me permites, porque los protagonistas tienen que ser otros". En ese momento se expuso y, sin la chaqueta, esbozó lo que iba a ser su breve discurso: "Me voy a echar a un lado. Esto ya me lo habéis visto hacer algunos".

"He hecho kárate, he hecho judo, he jugado en la Selección Española de Balonmano, he sido campeona de España de natación. [He sido] militar, he estado en zona de operaciones, he sufrido situaciones complicadas donde han disparado. Soy víctima de violencia de género. Ninguna mujer por muy fuerte que parezca, por muy pobre o rica que sea, está excluida de ser víctima de violencia de género. Y nunca jamás es culpa suya. Ni un paso atrás. Muchas gracias".

El mensaje

En conversación con EL ESPAÑOL, Zaida Cantera recuerda que una vez en su vida hizo un discurso en esa misma línea. Fue en el año 2015, poco después de que su caso se convirtiera en el centro de atención de los medios de comunicación y poco antes de ingresar en las filas socialistas.

Por entonces, fue invitada a dar una charla a la Universidad de Granada en la que se hablaba de la violencia machista. Ante la reflexión de un joven, en la que apuntaba que el perfil de una mujer que sufre esa lacra está marcado por la fragilidad, Zaida Cantera detalló su trayectoria personal: "Fue en un tono más coloquial, pero el mensaje fue el mismo".

El discurso de Zaida Cantera fue respondido con una ovación este 25-N, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Entre el público, la ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, quien minutos antes había apelado al papel de la mujer militar como mediadora necesaria en zonas de conflicto.