Verano es sinónimo de vacaciones. Y para los ladrones, una vía libre para asaltar viviendas desprotegidas y llevarse todo lo que se encuentren en su interior. Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado estrechan las precauciones durante estas semanas. Una guía interna de la Policía Nacional -en concreto, de la Jefatura Superior de Valencia- da las claves a sus agentes sobre cuáles son las técnicas más empleadas por los delincuentes.

Noticias relacionadas

Las horas en las que se produce un mayor número de robos son entre las 9.00 y las 14.00, y entre las 16.00 y las 19.00: "Salvo para el escalo que suele ser nocturno pero sin descartar otras franjas horarias según el lugar o zona donde vayan a actuar", reza el documento difundido entre los agentes, una guía sin sellos en sus 34 páginas destinada a dar las claves fundamentales a los policías. Su título, Prevención robos en domicilio: verano 2019.

El 31% de los robos en vivienda se produce bajo el método de la fractura de bombín, según la guía. Los ladrones emplean herramientas como llaves inglesas, alicates o los llamados picos de loro para reventar los bombines de las puertas.

El resbalón

El método del resbalón se emplea en el 22% de los robos: "Su modus operandi es casi siempre el mismo, un par de chicas jóvenes bien arregladas, que perfectamente pueden pasar por turistas, entran en las fincas y se dedican a llamar insistentemente a los timbres de los telefonillos o viviendas, según el caso, y cuando ven que en alguna vivienda no contestan intentan el resbalón", detalla la guía.

¿En qué consiste el resbalón? Los ladrones introducen un trozo de plástico con el que logran abrir la cerradura. También es habitual que utilicen testigos, pequeños trozos de plástico o papel que colocan en las puertas de las casas para regresar al cabo de unos días y comprobar cuáles permanecen en su sitio, lo que significa que nadie habita la vivienda.

Palanquetas y llaves falsa

El tercer recurso más empleado por los delincuentes es el de la palanqueta, con un 16%; una herramienta de hierro o acero con la que revientan las puertas de las casas.

Y en un 15% de los robos la Policía se encuentra con que los ladrones han empleado la llave falsa en cualquiera de sus modalidades: con ganzúas, mediante el bumping (golpean con un martillo sobre una llave modificada que colocan en el cilindro, reventando la apertura) o con el uso del impresioning (introducir láminas de aluminio en la cerradura que les sirve de molde para crear sus propias llaves.

Los delincuentes

La guía difundida por la Jefatura Superior de Policía de Valencia entre sus agentes también brinda una descripción de los ladrones más comunes, tanto en el robo de viviendas como en la vía pública.

Apunta a las mafias que proceden de otros países, principalmente croatas, georgianos, serbios o rumanos, cada uno con su particular modus operandi.