El diputado de Ciudadanos Marcos de Quinto ha situado este miércoles a Vox en el espacio político de la "derecha fuerte" y ha rechazado revelar si se siente incómodo recibiendo su apoyo para gobernar en instituciones como Madrid o Murcia. Sin embargo, sí que ha asegurado que se sentiría peor habiendo recibido el apoyo de un partido como Bildu, en referencia al Gobierno de la socialista María Chivite en Navarra.

Noticias relacionadas

En una entrevista en la Cadena Ser, recogida por Europa Press, De Quinto ha negado que Ciudadanos pacte con Vox ya que, según ha defendido, la formación 'naranja' llega a acuerdos con el PP que a su vez son apoyados por el partido de Santiago Abascal. "No hemos negociado con Vox en ningún momento. Si ellos entienden que el acuerdo que tenemos con el PP es apoyable, pues perfecto y fenomenal", ha justificado.

Según ha explicado, él hubiera preferido como primera opción que Cs hubiera obtenido en las urnas mayoría absoluta para gobernar. En segundo lugar, desearía poder alcanzar los gobiernos con un pacto con el PP y, ya como tercera opción, "contar con el apoyo de otros partidos". "Yo hubiera preferido la primera y segunda opción, pero los ciudadanos han hablado", ha reconocido.

En este sentido, ha rechazado varias veces detallar si se siente incómodo por esta relación de su partido con Vox. "Lo que me incomodaría sería llamarme Chivite y tener el apoyo de Bildu en Navarra", ha respondido a cambio tildando a Bildu de "partido heredero de asesinos".

Además, respecto al espacio político que ocupa cada una de las formaciones, ha respondido que Ciudadanos es un partido de centro, el PP ocupa el centro-derecha y Vox "a lo mejor" podría definirse como una "derecha fuerte". Eso sí, ha dejado claro que, a su juicio, Podemos sí que se ubica en la extrema izquierda.

Cs en la oposición

En cuanto a la formación de Gobierno, De Quinto ha defendido que Ciudadanos debe quedarse ejerciendo su papel de oposición y toca "mover ficha" al jefe del Ejecutivo en funciones y candidato del PSOE, Pedro Sánchez.

El dirigente de Ciudadanos ha reconocido no saber qué va a ocurrir, si finalmente habrá formación de Gobierno o repetición de elecciones, porque Sánchez está demostrando una "incapacidad absoluta" para llegar a acuerdos.

"No está la gente para salvar al soldado Sánchez, él tiene que tomar decisiones y hacer cosas", ha insistido reprochando al líder socialista estar "bastante confundido" y estar "confundiendo a la sociedad española".

Page, "izquierda moderada"

En cualquier caso, ha dejado claro que Ciudadanos no se plantea llegar a ningún acuerdo con el presidente en funciones, que tras la moción de censura se "echó en brazos" de partidos independentistas y de Podemos. Y ha puesto al presidente de Castilla-La Mancha, Emilio García Page, como ejemplo de "izquierda moderada" con la que poder llegar a acuerdos.

"Nosotros somos la oposición y no es lógico que la oposición dé un cheque en blanco a una persona que ha sido la más votada minoritariamente -ha reiterado-. Nos exige a todos que le hagamos presidente sin hacer propuestas ni nada, simplemente por su cara bonita".