"No hay que tirar la toalla". Pedro Sánchez no se resigna a la repetición de elecciones. "España necesita un Gobierno, necesita un Ejecutivo cuanto antes", según él. "Pablo Iglesias, por segunda vez, ha impedido que se pueda constituir un Gobierno progresista [...] pero eso no quiere decir que me resigne y tire la toalla".

Noticias relacionadas

Sánchez se ha pronunciado así en una entrevista en Informativos Telecinco en la noche de este jueves, tan solo horas después del naufragio de su investidura, en la segunda y última votación de esta semana. 

El candidato socialista ha asegurado que hablará con los líderes del PP, Ciudadanos y Unidas Podemos.  "Todos tenemos que retomar el camino de la responsabilidad" y Pablo Casado y Albert Rivera tienen que contribuir. Sánchez ha defendido volver "al punto de arranque" para poder desbloquear la investidura "en las próximas semanas". 

"Tenemos que explorar distintas vías", ha dicho. "Hemos explorado una", en referencia a Unidas Podemos, "y es verdad que ha llegado a un callejón sin salida". Sin embargo, Sánchez no ha descartado volver a intentar una coalición con Iglesias. 

"Iglesias se ha equivocado tremendamente hoy" y "ha cometido un profundo error y empieza a ser consciente", dice. Sánchez está convencido de que el líder morado se ha dado cuenta del "callejón sin salida al que ha llevado a su organización" al considerar "muy seriamente el tener un Gobierno en paralelo dentro del Gobierno", algo que el presidente en funciones no podía aceptar. se ha equivocado tremendamente hoy

Sánchez sólologró los apoyos de los 123 diputados del PSOE y el del único diputado del Partido Regionalista de Cantabria (PRC). 124 en total. En contra recibió 155, los de PP, Ciudadanos, Vox, Junts per Catalunya, Coalición Canaria y Navarra Suma. Unidas Podemos, ERC, PNV, EH Bildu y Compromís se abstuvieron (67 en total). Cuatro diputados, los independentistas procesados ante el Tribunal Supremo, no pudieron emitir su voto al estar suspendidos.

La propia entrevista llegaba rodeada por la polémica, ya que había sido anunciada para el día anterior. El miércoles a partir de las 20:00, la cadena de Mediaset avanzó la celebración de la cita televisiva en pleno ir y venir de propuestas y filtraciones a los medios por parte de Unidas Podemos y el PSOE, que aún mantenían viva la llama de la negociación. Pocos minutos después, Telecinco borró de su web y sus redes sociales toda mención, explicando después que había sido el presidente en funciones quien había decidido anularla. 

¿Y ahora qué?

Tras la votación fallida del martes, se ha puesto en marcha el llamado reloj de la democracia. Si en dos meses desde esa primera votación -23 de julio- ningún candidato es elegido, se repetirán los comicios. Pero la repetición no es inmediata. Según la ley electoral, enmendada tras el último período de bloqueo, en 2016, habrá que sumar otros 47 días para preparar la cita con las urnas.

Así, las elecciones se celebrarían el 10 de noviembre. Y si el resultado de las urnas sigue sin deparar una fórmula de Gobierno clara y viable, vuelta a empezar.

El lunes 23 de septiembre será el último día para que una investidura sea exitosa. El proceso sería el mismo, una primera votación en la que el candidato necesitaría mayoría absoluta y una segunda, 48 horas después de la primera, en la que la mayoría simple sería suficiente.