Los reyes Felipe y Letizia han presidido este sábado en Sevilla las celebraciones del Día de las Fuerzas Armadas. La anécdota de la jornada ha ocurrido en el momento del izado de bandera. En ese preciso instante, el monarca se ha percatado de que la rojigualda ascendía mal sujeta al mástil por lo que no quedaba bien colocada de cara al público. Esto no ha agradado al monarca a juzgar por sus gestos. 

Posteriormente, después de este pequeño incidente, la bandera ha sido colocada correctamente y el Día de las Fuerzas Armadas ha trascurrido de manera exitosa a pesar de que los termómetros marcaban unos 35 grados. Esto no ha impedido que el público disfrutase del despliegue de más de 2.600 militares entre el puente de Triana y el Costurero de la Reina, con el Guadalquivir como constante testigo a lo largo de todo el recorrido.

Al acto también ha acudido la ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles; el jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), Fernando Alejandre; el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, y el alcalde en funciones, Juan Espadas.

La ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, ha querido homenajear este sábado, en que se celebra el Día de las Fuerzas Armadas, a los fallecidos en las misiones internacionales, de las que se cumplen treinta años y en las que han muerto 180 hombres y mujeres.

Más de 2.600 militares y guardias civiles, 177 vehículos, 49 aviones, 36 helicópteros y 34 motos han desfilado hoy por las calles de Sevilla para celebrar el Día de las Fuerzas Armadas y acercar a los militares a la sociedad.