Pablo Casado ha señalado este martes que asume "un error de campaña" que fue "confiar en que Vox y Ciudadanos remaban en la misma dirección" pero, al final, "iban contra el PP". "Su objetivo no era que Sánchez no gobernara. Su enemigo era el PP", ha dicho.

El líder del PP ha querido "diferenciar los partidos de sus votantes", por los que tiene "el máximo respeto". "Entiendo que en determinado momento se hayan ido, desencantados, del PP, y pido disculpas por los errores de los últimos años, que estamos corrigiendo. Pero necesitamos un voto unido en el PP para que Sánchez y sus socios no salgan ganando", ha señalado.

En declaraciones a la Cope, Pablo Casado no ha querido ahondar en la polémica con Rivera sobre el liderazgo de la oposición porque "es un debate infantil". "El líder de la oposición es el que tiene más votos después del que gana las elecciones. Es así de claro y lo dicen los números y el reglamento. Todo lo demás es un debate absurdo", ha subrayado. 

Sobre su reunión con Sánchez en la Moncloa este lunes, Casado repitió que el PP "no va a apoyar ni a abstenerse en la investidura de Sánchez", al que pidió que formara un Gobierno que "no dependiera de los independentistas de Cataluña"

Resaltando que, con 123 escaños, "Sánchez sería el presidente con menos escaños de la historia de España", Casado volvió a instar a Cs a permitir la investidura de Sánchez con su abstención. "Simplemente porque ya han pactado con el PSOE en anteriores ocasiones y ayer mismo no cerró la puerta a seguir pactando con ellos en las comunidades. Así que me parece lógico que lo hagan a nivel nacional para permitir un gobierno sin nacionalistas", zanjó.