José Luis Ábalos ha dado un paso más en el apoyo del Gobierno español a Juan Guaidó en una reunión "imprevista" con sus cuatro embajadores en Europa recién nombrados. Se trata de la primera reunión que mantiene un miembro del Gobierno con estos representantes venezolanos y se ha producido en un momento clave para la política venezolana, ya que Nicolás Maduro ha ordenado inhabilitar a Guaidó durante 15 años.

Noticias relacionadas

Fuentes cercanas al gobierno de Guaidó han remarcado la importancia de este encuentro, ya que supone la "equiparación" entre Maduro y el presidente de la Asamblea Nacional en Europa. Así, a los cuatro embajadores que tiene Maduro en el continente europeo se le han sumado los cuatro nombrados por Guaidó y que representarán a Venezuela en España, Marruecos, Austria y Hungría.

La reunión ha tenido lugar en la sede del PSOE en Madrid minutos después de las 12 de la mañana y en ella se ha tratado la "crítica" situación política, económica y social actual de Venezuela. El representante de Guaidó en España será Antonio Ecarri, mientras que José Ignacio Guedez será el delegado en Marruecos, William Dávila estará en Austria y Enrique Alvarado operará desde Hungría.

Fuentes del gobierno de Guaidó han destacado "el reconocimiento y el apoyo" que supone el gesto de Ábalos, ya que "Maduro está usurpando el poder en Venezuela". Horas antes de esta reunión, la Contraloría General de Venezuela, el organismo chavista que se encarga de fiscalizar las instituciones públicas, inhabilitó a Guaidó para el ejercicio de cargos públicos durante 15 años y le acusó de "ocultar o falsear" datos de su declaración patrimonial y de recibir dinero sin justificar de instituciones internacionales y nacionales.

Tras lo ocurrido, la oposición democrática venezolana, que representa al gobierno legítimo de Guaidó, señala que "la supuesta inhabiltación de Guaidó es inexistente". Según Sergio Contreras, representante en España de Voluntad Popular, el partido de Guaidó y del preso político Leopoldo López, "el nombramiento del contralor general de la República, quien ha emitido esa orden, fue ilegal".

Así, el gobierno encargado de Guaidó insiste en que "nada ha cambiado" y en que esta maniobra "no es más que un nuevo paso dilatorio, tiránico y encaminado a enmascarar como democrático todo un entramado que quiere judicializar ilegítimamente el proceso democrático en Venezuela". Por eso, Contreras llama a los representantes políticos españoles a que desconozcan la medida del "gobernante usurpador" y redoblen su apoyo a Guaidó.