La transferencia de las competencias de Tráfico y Seguridad Vial a Navarra no es un tema cerrado. Al menos, así lo afirmó el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, en el consejo de la Guardia Civil celebrado este miércoles con los vocales de diferentes asociaciones del Cuerpo. Se trata de una decisión que, pese a haber sido anunciada en esferas políticas, se encuentra estancada.

El pleno de este miércoles estuvo marcado por la tensión. El acuerdo sobre la equiparación salarial fue el tema que ocupó mayor tiempo en un encuentro al que asistieron los vocales de las asociaciones de la Guardia Civil, su director Félix Azón, el ministro Grande-Marlaska y la secretaria de Estado de Seguridad, Ana Botella.

Pero sobre la mesa se trataron otros temas, como los destinos de los miembros del Cuerpo, la participación de los agentes en despliegues en el exterior y la transferencia de las competencias de Tráfico y Seguridad Vial a Navarra.

Sobre éste último asunto y según fuentes del consejo consultadas por EL ESPAÑOL, el ministro no dio por cerrada la cesión de estas competencias a la Comunidad Foral. Recordemos que el pasado 31 de octubre, Pedro Sánchez y la presidenta de Navarra, Uxue Barkos, acordaron esta medida. Una decisión -argumentaba la Presidencia del Gobierno en un comunicado- que se ceñía al cumplimiento de una sentencia del Tribunal Supremo.

Los informes jurídicos de Interior

Pero según deslizó el ministro en el consejo de este miércoles -siempre siguiendo el testimonio de las mismas fuentes- la sentencia del Supremo no supone que este traspaso tenga que hacerse efectivo. Así lo sostienen los informes jurídicos que maneja el departamento. Y que la decisión, pese al anuncio desde la Presidencia del Gobierno, no está cerrada.

Fuentes de Interior se expresan en la misma línea que Marlaska y ponen en duda la transferencia de las competencias a Navarra. "Ahora mismo no se puede avanzar en nada, ni en un sentido ni en otro". La situación de incertidumbre política dificulta la toma de una decisión de esta envergadura, habida cuenta que el próximo 28 de abril se celebrarán elecciones generales; el 26 mayo, las autonómicas de Navarra.

El anuncio de la cesión de Tráfico y Seguridad Vial a la Comunidad Foral provocó irritación entre los guardias civiles destinados en la región -cerca de 200 están destinados en puestos relacionados con estas funciones-. Voces del Instituto Armado consideraron que la decisión correspondía a un movimiento político de Pedro Sánchez para asegurarse el apoyo de formaciones independentistas

Por su parte, la consejera de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia de Navarra, María José Beaumont, señaló el pasado mes de febrero que la transferencia de las competencias estaba pendiente de un informe de la Dirección General de Tráfico (DGT). Desde Interior, no obstante, se considera que la decisión no está cerrada.