La Policía Nacional ha detenido en Ceuta a F.M.A.L., de 44 años y nacionalidad española, por su presunta participación en un delito de adoctrinamiento y enaltecimiento del terrorismo yihadista. Se trata de un individuo con un largo expediente delictivo y ya había sido detenido en una operación antiterrorista. Durante su estancia en prisión prosiguió con su proceso de radicalización y ahora, en libertad, captaba a jóvenes para el Estado Islámico.

Noticias relacionadas

"El detenido es un conocido integrista y referente del radicalismo en la Ciudad Autónoma", detalla la Policía Nacional. Había ingresado en prisión en 2001 por otros delitos y en la cárcel se radicalizó. Desde entonces sostuvo "labores de adoctrinamiento y captación dentro y fuera de prisión en su paso intermitente por diferentes cárceles españolas". Entre otros, se le ha condenado por delitos de tenencia ilícita de armas, robo con violencia y delitos contra la salud pública. También ha protagonizado tiroteos con la Policía Nacional.

Su última detención se produjo en 2017 "por tentativa de homicidio". Según detalla la Policía, se le incautaron "cientos de vídeos sobre la yihad violenta y cánticos yihadistas", lo que le servía para el autoadoctrinamiento y para su difusión a terceros. Todos los contenidos estaban vinculados al Estado Islámico.

Los investigadores inciden en el proceso de radicalización al que el detenido sometía a otros reclusos durante sus estancias en prisión. "Se aprovechaba de los presos sin recursos económicos a los que ofrecía dinero si se dejaban barba, leían el Corán y cumplían sus órdenes"

En diciembre de 2018 quedó en libertad y regresó a Ceuta, donde prosiguió con sus labores de adoctrinamiento. Buena parte de sus esfuerzos se centraban en la "captación y entrenamiento para el combate tanto para él como para otros individuos, en su mayoría jóvenes".

Para ello empleaba los cánticos de llamamiento a la yihad -o anasheed-. En su entorno reprochaba las conductas de las personas a las que consideraba con una orientación sexual no apropiada a sus preceptos y a aquellas mujeres que creía que no iban "debidamente tapadas".

Tiroteo en el Tarajal

Su expediente delictivo se remonta a hace más de una década. Los informes de los investigadores sostienen que mantuvo un tiroteo en marzo de 2006 con dos agentes de la Policía Nacional en la barriada de El Príncipe. En 2017, además, disparó a un vecino al que acusó de colaborar con las fuerzas y cuerpos de seguridad. Todo ello pone de manifiesto su fácil acceso a armas de fuego.

"La agresividad en los delitos cometidos por el detenido se ha ido incrementando a medida que aumentaban sus periodos en centros penitenciarios", detalla la Policía Nacional. Según consideran los agentes, el perfil del detenido "presenta grandes similitudes con otros individuos que, tras sufrir un proceso de radicalización yihadista en prisión, han cometidos atentados terroristas al terminar su condena".

Esta operación que han realizado investigadores de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional, en colaboración con la Brigada Provincial de Información de Ceuta, ha contado con la colaboración de Europol y la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias. La investigación se ha  desarrollado bajo la supervisión del Juzgado Central de Instrucción Número 1 y la coordinación de la Fiscalía de la Audiencia Nacional.