"Perdón por tantos años de silencio, perdón por tantos años mirando a otro lado, criminalizando a las víctimas del franquismo, que era una revictimización". Con esas palabras, la ministra de Justicia, Dolores Delgado, ha pedido disculpas en nombre del Gobierno a los ciudadanos españoles exiliados como consecuencia de la Guerra Civil española o el franquismo. 

Noticias relacionadas

En un emotivo acto organizado por el PSOE en el Senado se escucharon vivas a la Segunda República española, cuya bandera fue desplegada por un participante entre aplausos de los asistentes. Delgado ha dado las "gracias a los héroes y a las heroínas de la democracia". "El exilio no es el pasado, no es la memoria, es el futuro, la dignidad del futuro, la pervivencia de unos valores que siguen gracias a vosotros porque sois memoria viva de ello", ha dicho ante exiliados de la Guerra o la dictadura, entre los que estaba el historiador Nicolás Sánchez Albornoz, que también participó en el acto. 

"No es mucho lo que el Estado ha hecho en los últimos 80 años" para curar las "heridas provocadas por el exilio", ha lamentado Sánchez Albornoz, quien destacó que apenas los intelectuales o representantes de la cultura han recibido reconocimiento. "El exiliado de a pie permanece ausente de la memoria colectiva de la gente", ha lamentado. 

"Lo peor de todo, más que la distancia, más que la miseria y todos los entierros es el abandono en el que te ha dejado la patria", clamó Amparo Sánchez Monroy, que llegó a Francia con un año con su madre y ahora representa a la Asociación Guerra y Exilio (AGE). Sánchez Monroy destacó que los combatientes contra Franco fueron los "precursores de la guerra contra el fascismo en la Segunda Guerra Mundial". 

"Hoy más que nunca"

El acto se celebró en la sala más noble del Senado en medio de numerosos símbolos y música en directo. El portavoz socialista en la Cámara Alta, Ander Gil, pidió defender los valores de los exiliados. "Los tenemos que defender hoy más que nunca" ante "los que quieren volver a una España pequeña, mutilada y en blanco y negro", según él. "Nuestros hijos y nietos disfrutarán de aquello por lo que luchemos hoy", advirtió. 

El director general de Memoria Histórica, Fernando Martínez, destacó que los exiliados "mantuvieron viva la memoria que supuso la segunda república española". Al hacerlo, el público prorrumpió en aplausos y se escuchó un "¡Viva la República!". Entre los presentes se encontraban también Adriana Lastra, vicesecretaria general del PSOE y portavoz en el Congreso, que cerró el acto, Cristina Narbona, presidenta socialista, que leyó los nombres de los exiliados homenajeados, o la ministra de Sanidad, Luisa Carcedo. 

Lastra agradeció a los participantes su testimonio y anunció el impulso de una declaración institucional de las Cortes como medida de reconocimiento oficial. 

El homenaje contó con dos músicos, uno a la guitarra y otro al violonchelo, que interpretaron varias obras que evocaban el exilio, y se exhibió una bandera republicana firmada en un campo de concentración.