La alcaldesa de Gandia (Valencia), Diana Morant Ripoll, ha admitido este miércoles que los equipos de extinción de incendios desplazamos en la zona no han sido capaces de controlar aún el fuego de Llutxent, que sigue avanzando en Gandia.

Noticias relacionadas

Morant ha explicado, en declaraciones a Onda Cero, que "los bomberos hablan de unas circunstancias que han cambiado los protocolos de actuación porque el fuego es de una intensidad y virulencia parecidos a los que se han visto por las televisiones en Grecia".

La regidora ha explicado que la pasada noche la lluvia ha permitido mejorar ligeramente la situación tras una "lengua de fuego que lo arrasó todo a su paso", aunque ha reconocido que para la jornada del miércoles "no se prevé que la situación sea mucho mejor a la de ayer".

"No hemos sido capaces de controlar un fuego que ha ido creciendo, que cada vez ha ido cogiendo más superficie, no se desplazaba, solo crecía en medio de poblaciones", ha indicado Morant quien ha reconocido que "la decisión de desalojar dos urbanizaciones de Gandia ha salvado probablemente muchas vidas".

El Ayuntamiento de Gandía pedirá al Consejo de Ministros la declaración de zona de emergencia. En un comunicado, el Consistorio de Gandía ha informado de que debido a esta "situación de emergencia" ha decidido constituir el Centro de cooperación operativo de emergencias locales (Cecopal) y solicitar la declaración de zona de emergencia.

Puig: "No está controlado"

El presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, ha insistido en pedir a la población que haga caso a los bomberos a la hora de desalojar víctimas porque "lo que no se recupera es la vida humana".

"El incendio no está controlado debido a la situación de la masa forestal que ha hecho imposible dar respuesta a todos los condicionantes que se han dado pero esperamos dar una respuesta favorable en los próximos días", ha añadido Puig que se ha desplazado a la zona para comprobar en el terreno cómo transcurren las labores de extinción.

El presidente valenciano ha insistido en que "no debemos ser demasiados optimistas porque estamos en unos momentos complicados del incendio pero se está haciendo un gran esfuerzo por parte de los medios aéreos y terrestres, pero el éxito depende de la meteorología y hemos tenido vientos huracanados".