La ciudad natal de Francisco Franco ha decidido retirar todos los símbolos franquistas y, ante la inminente exhumación de la tumba del dictador en el Valle de los Caídos, el Ayuntamiento ferrolano ha acordado revocar el regalo de una tumba que el consistorio hizo en 1967, en plena dictadura, a la familia del dictador, al quedar aprobadas en el pleno de este lunes sendas mociones presentadas por PSdeG y BNG.

La retirada de los símbolos franquistas ha sido solicitada por ambas formaciones políticas, aunque en la iniciativa de los nacionalistas también se pedía iniciar los trámites administrativos oportunos para recuperar la propiedad del panteón en el cementerio municipal de Catabois y que fue regalado a la familia Franco hace medio siglo.

Esta moción del BNG fue aprobada con 13 votos favorables de las fuerzas de izquierda con representación en la corporación municipal(además de los del Bloque, los del PSdeG, los de Ferrol en Común y la concejala no adscrita Esther Leira), frente a 10 abstenciones (PP y Ciudadanos).

Para llevar a cabo la retirada a la familia Franco de la titularidad de la tumba, el Ayuntamiento tiene que revocar un acuerdo plenario del año 67. Para ello, el alcalde ya avanzó que su gobierno llevará una iniciativa al pleno ordinario de agosto, previsto para el día 30, puesto que rechaza un hipotético traslado de los restos de Francisco Franco a su localidad natal.

QUE LOS FRANCO PAGUEN SUS IMPUESTOS


Con este acuerdo plenario también se abre una vía administrativa para requerir a la familia Franco el pago de "los impuestos de la tumba de estos cuatro últimos años", como ha afirmado el alcalde de Ferrol, aunque previamente "habrá que localizar a los familiares" para poder notificárselo, algo que actualmente está "en proceso".

En caso de que este pago no se produzca, "la titularidad será del Ayuntamiento de manera automática". La familia "tendría que decidir qué hacer con los restos de sus cuatro familiares" que actualmente están en esta tumba -correspondientes a una hermana, a un tío y a los abuelos paternos de Francisco Franco-, porque en caso contrario "serán depositados en la fosa común" del cementerio municipal de Catabois.

En caso de que la familia acceda al pago de estos impuestos, esta vía administrativa "quedaría muerta" y se resolvería con la revocación del acuerdo de 1967 en el pleno ordinario de agosto, por lo que estas dos vías "tienen el mismo camino" y se llegaría "a la misma consecuencia".

Por su parte, la moción del PSOE fue dividida por puntos, el primero de los cuales incluía la retirada de los símbolos franquistas, que quedó aprobada con 14 votos favorables (PSOE, BNG, Ciudadanos, Ferrol en Común y la concejala no adscrita Esther Leira) y 9 abstenciones (PP).

Asimismo, el segundo punto abordó la retirada de los cuadros de los alcaldes franquistas en la sala de alcaldes y recibió el respaldo de 13 votos (PSOE, BNG, gobierno y la concejala no adscrita Esther Leira) y 10 abstenciones (PP y Ciudadanos).

ATAQUES DEL BNG


El portavoz municipal del BNG, Iván Rivas, ha solicitado en el inicio de su intervención "que se aplique la Ley de Memoria Histórica", además de pedir "que este Ayuntamiento se pronuncie claramente sobre la posibilidad de que los restos de Francisco Franco vengan a la ciudad y a un cementerio público", al tratarse de una persona "de un régimen genocida, corrupto y usurpador que estuvo 40 años".

Al mismo tiempo, ha reprobado que la familia Franco tenga un "privilegio en forma de nicho sin abonar las tasas", que sí tienen que pagar el resto de vecinos. El portavoz nacionalista tampoco se ha querido olvidar de otras posesiones polémicas de la familia Franco en Galicia, como es el Pazo de Meirás o las esculturas de Abraham e Isaac, procedentes del Pórtico de la Gloria.

EL ALCALDE VE UN INSULTO PARA LAS FAMILIAS


Cerró las intervenciones el alcalde, Jorge Suárez, de Ferrol en Común, quien recriminó a la portavoz de Ciudadanos "que se hable de dos bandos", porque lo ve "un insulto para las familias", porque lo que sucedió en Ferrol "fue un golpe de estado brutal, donde se derribó una democracia".

También criticó las palabras sobre el oportunismo de este debate por parte de la oposición, porque en su opinión, "siempre será de justicia, mientras haya personas en cunetas o sin saber su identidad". El regidor también dijo que, sobre la propiedad de la tumba de la familia Franco en el cementerio público de Catabois, "nunca" hicieron demagogia.