La iniciativa comenzó a gestarse con polémica pero probablemente jamás vea la luz. La reprobación de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, que el PSOE impulsaba en el Congreso por las "órdenes políticas" a la Policía de cargar contra ciudadanos en Cataluña el pasado 1 de octubre no figurará en el orden del pleno de esta semana. Y probablemente no en el de la siguiente. 

Noticias relacionadas

Fuentes del PSOE han asegurado que en este momento "no toca". "Hemos estado analizando la situación y los últimos acontecimientos y hemos decidido priorizar la resolución del conflicto en Cataluña y otros asuntos. Eso sí, el PSOE exigirá responsabilidades, porque lo que no nos gustaba sigue sin gustarnos", explican desde el grupo parlamentario. 

La iniciativa nació con polémica. Separaba al PSOE del Gobierno y colocaba al número dos del Ejecutivo en la diana. Fue presentada por la portavoz en el Congreso, Margarita Robles, pero no había sido debatida en la Ejecutiva del partido del día anterior. Fue una decisión personal de Sánchez, aunque algunos quisieran descargar en Robles la responsabilidad. 

Las críticas no se hicieron esperar. Desde dentro del partido, referentes como Alfonso Guerra y federaciones del partido, como la de Andalucía, consideraban que a quien había de reprobar era a los independentistas, no al Gobierno. 

El PSOE retira ahora su iniciativa, algo que tienen previsto formalizar en el registro de la cámara baja, sin fecha para su debate. Si se tramitase, la iniciativa probablemente contaría con el apoyo de Unidos Podemos, PNV, Bildu, PdeCAT y ERC, por lo que saldría adelante, y hubiera sumado a los ministros Cristóbal Montoro y Rafael Catalá en la lista de reprobados por el Congreso.