Alejandro Requeijo Daniel Montero

La investigación de los atentados de Cataluña ya ha llegado a Marruecos, país de origen de la mayoría de los implicados en la matanza de Barcelona y el ataque de Cambrils. Según informan a EL ESPAÑOL fuentes de la lucha antiterrorista, la Policía de ese país interroga a una persona por su presunta vinculación con el grupo de Ripoll (Girona).

En concreto, se indaga sobre sus contactos con el imán de esa localidad, Abdelbaki Es Satty, considerado el dinamizador de los jóvenes veinteañeros que perpetraron los ataques el pasado jueves y que tenía una base logística en Alcanar (Tarragona).

Las mismas fuentes apuntan a que esta persona interrogada en Marruecos va a permanecer las próximas horas bajo el control de las autoridades alauitas. En el marco de la estrecha colaboración antiterrorista entre España y Marruecos, los servicios de Información españoles remitieron a sus colegas marroquíes las identidades de todos los implicados en cuanto estuvieron identificados. Eso ha provocado que la policía del país magrebí inicie sus propias pesquisas entre el entorno de los implicados.

Viajes a Marruecos

El propio ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, desveló en su comparecencia ante los medios de este sábado que su Departamento había puesto disposición de la investigación toda la interlocución internacional en busca de la posibles conexiones internacionales de los terroristas. Esas pesquisas se centran ahora en Marruecos y se investigan varios viajes que realizaron algunos miembros de la célula a su país de origen antes de los ataques.

También se ha activado la investigación con los servicios de seguridad franceses. Al mismo también se indaga sobre un viaje que realizaron a Zurich (Suiza) al menos dos de los investigados. Se trata de Youssef Aalla, uno de los encargados de explosivos del grupo. Las autoridades tratan de determinar si este joven se encuentra huido o si sus restos mortales están bajo los escombros de la casa de Alcanar.

Destino Suiza

El otro joven que también viajó a Suiza es Mohamed Hichamy, uno de los cinco abatidos en Cambrils. La investigación sobre este viaje que tuvo lugar en diciembre de 2016 trata de determinar si los yihadistas contaban con algún otro enlace en el exterior.

Por su parte los Mossos d’Esquadra siguen intentando terminar de identificar los restos mortales encontrados en Alcanar tras la explosión de la base con la que contaba la célula. Se cree que podrían haber muerto en ese lugar hasta tres personas relacionadas con el grupo, incluyendo el propio imán de Ripoll.

Mientras tanto el objetivo número uno de la investigación es dar con el paradero de Younes Abouyaaqoub, al que se considera fugado y al que las últimas líneas de la investigación sitúan al volante de la furgoneta del atropello masivo en las Ramblas.

Te recomendamos

Outbrain

Contenido patrocinado

Outbrain