Alejandro Requeijo Daniel Montero

La Policía Nacional ha emitido una alerta interna a nivel nacional dentro el Cuerpo con datos sobre Juana Rivas y sus hijos, según han informado a EL ESPAÑOL fuentes policiales. Se trata así de impulsar la investigación fuera de Granada y contar con el apoyo de las plantillas de toda España en caso de que detecten la presencia de la mujer y los menores.

Noticias relacionadas

Juana Rivas lleva ya más de 20 días en paradero desconocido y más de una semana en busca y captura dictada por un Juzgado de Granada. Se la busca para que entregue a sus hijos al padre de los niños en virtud de una orden judicial. La expareja de Rivas, un ciudadano italiano llamado Francesco Arcuri, fue condenado en 2009 por violencia de género contra ella, razón por la que la mujer se ha dado a la fuga con los menores. El Tribunal Constitucional ha rechazado este miércoles el recurso de amparo presentado por la madre.

Las fuentes policiales consultadas barajan que no haya salido de España. La alerta interna tramitada por los agentes de Granada se ha producido después de que el propio padre de los niños acudiese el pasado sábado a la comisaría de Policía de la ciudad andaluza a poner una denuncia. Francesco Arcuri ha confirmado este extremo tras ser consultado por este periódico. Según ha dicho, acudió para que se activase el protocolo de búsqueda de los menores, que tienen 3 y 11 años de edad.

Se le ha dado difusión

Tras una denuncia presentada por la desaparición de algún menor, las autoridades proceden a realizar un atestado, que se remite al Juzgado. Como consecuencia de esta actuación se emite además una alerta interna para ver si alguna plantilla de Policía Nacional puede localizarlos. Fuentes del Ministerio del Interior han confirmado a este diario que, una vez que desde Granada remitieron la comunicación a la Dirección General de la Policía, se le dio difusión.

Las fuentes consultadas precisan que, para facilitar las labores de identificación, la información remitida contiene una fotografía de los menores. Se trata de la imagen que ilustra esta información. Este periódico ha decidido pixelar los rostros de los niños pese a que la foto original, pensada para el trabajo policial, no tenía manipulaciones. En la imagen se ve a los niños abrazados y con cara sonriente.

Paralelamente, el juzgado de Instrucción número 2 de Granada dictó el pasado 8 de agosto una orden de busca y captura contra la mujer con el fin de que entregue a los niños, que en pocas semanas tendrían que ser escolarizados. La orden de encontrarla iba dirigida tanto a la Policía como a la Guardia Civil. “Cuando las fuerzas del orden acudieron a su casa y a la de sus familiares no han podido localizar a la investigada, ni en su domicilio, ni en el de sus familiares próximos, ni de éstos o de cualquier otra persona se ha obtenido información sobre su paradero", sostenía el Juzgado para argumentar su decisión.

Desde su escondite

En los últimos días Juana Rivas ha reaparecido públicamente a través de dos cartas supuestamente escritas por ella desde su escondite. En la primera de ellas, leída por una persona de su entorno, pedía al Juzgado que se pusiera en su lugar. Un argumento similar empleó el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, cuando fue preguntado al respecto tan solo dos días después de que Juana Rivas se fugase. "Hay que ponerse en el lugar de esta madre", declaró.

Este miércoles, el Gobierno volvió a reiterar que "hay que comprenderla" porque está viviendo "una situación difícil". El portavoz gubernamental, Íñigo Méndez de Vigo, recordó que los menores son considerados "víctimas directas" de violencia de género y se felicitó del pacto de Estado sobre este tema que los partidos políticos cerraron antes de irse de vacaciones. A pesar de que el Ejecutivo se pone en la piel de Juana Rivas, el Gobierno quiso dejar claro que "respeta el Estado de derecho" y tiene "plena confianza" en los tribunales españoles "porque el Estado de derecho es el que garantiza que la libertad sea igual para todos".

En su segunda carta, Juana Rivas aportaba datos personales sobre su expareja como que le propinaba escupitajos a la cara delante de los niños. Esta misiva iba acompañada de una foto de ella con los dos niños con ambas caras pixeladas. Las últimas manifestaciones de Juana Rivas han provocado la respuesta de Arcuri. "Todo esto es insoportable", ha reaccionado a la carta de su expareja en una declaración a la que ha tenido acceso EL ESPAÑOL. El padre italiano dice sentirse víctima de una “intensa campaña difamatoria, orquestada por el entorno de la madre”.