El cabaret ya no es refugio. Tampoco cuatro paredes. Ni siquiera el escenario de un gran teatro. Cae la tarde del viernes, los bailes de faldas y las variedades lucen sobre las tablas en la plaza Pedro Zerolo, a lo grande, en el mismo lugar que hace cuarenta y ocho horas acogía el pregón que daba inicio al Madrid World Pride.

Noticias relacionadas

Otra vez Chumina Power, maestra de ceremonias sobre unas plataformas de 45 centímetros. Ayer se alzó presentadora de la carrera de tacones. "Amamantó" a los corredores, repartió los premios y entonó la versión LGTB del "guajira guantanamera": "Marica, cuánta ramera". Esta noche de gris, escote de abismo y tanga, siempre tanga.

Chumina Power también presentó la carrera de tacones del jueves. Jorge Barreno

Le acompaña Nacha la Macha, otro de los transformistas más conocidos a orillas de Chueca, reina de escenarios desde principios de siglo. El año pasado, José Ignacio fue premio Rita al mejor travesti. Vestido multicolor y melena pelirroja, pone en pie a la plaza con sus "amores de barra". "¿Alguien tiene el corazón de hielo?", pregunta entre canción y canción. Entonces, los gritos, la algarabía y el follón.

Por Chueca pasean los disfraces atrevidos, los cubatas, los jóvenes envueltos en banderas arcoíris, los grupos estándar de espectadores y también alguna pareja entrada en años, de estilo más bien chulapo, que se acerca a ver un mundo que les ha superado en tiempo y espacio.

"¿Otra vez vosotros?"

Chumina Power se baja del escenario tras haber revolucionado el cuadrilátero con un "tengo el corazón contento" y su "arriba, arriba, con Chumina". Saluda sin necesidad de ponerse de puntillas, al otro lado de la valla. Acepta la entrevista a bocajarro: "¿Qué tal estáis? ¿Otra vez vosotros? ¡Os estáis tragando todo!".

El escenario de cabaret en la plaza Pedro Zerolo. Jorge Barreno

"El cabaret es necesario, la vida es eso, un cabaret. Animo al que no está, que deje los prejuicios en casa, en un armario cerrado bajo llave", empieza. ¿Qué les diría a aquellos que no se atreven a pasarse por aquí? "Casi todo el que viene repite. Estamos en 2017, la tolerancia no habría ni que pedirla. Que cada uno haga lo que le dé la gana mientras no moleste al de al lado. ¿A mí qué me importa lo que haga el vecino de enfrente?".

Nacha la Macha ha salido con Chumina a hacerse una foto. ¿Cuál es su nombre artístico? Se ríe, suelta una carcajada: "¿No lo sabes? Sácate el carné de periodista antes de hacer las preguntas, maricón reprimío". Lo dice en broma, luego agradece las preguntas: "Ay, cariño".

Retratos de cabaret

¿Un consejo para un atuendo atrevido? "En eso no estoy de acuerdo, que cada uno venga como quiera. Fíjate, Chumina no va atrevida, a mí no me lo parece, viste como es ella". Y ahí está Chumina, con sus taconazos, sus pechos como cabezas y su tanga. "Igual una señora no se ve cómoda, pero cada uno debe ir como lo siente. Ya lo dijo Madonna, express yourself". "¡Adiós! ¡Gracias, cariño!", se despide Nacha.

Alejandro hace publicidad para un bar de copas. Jorge Barreno

Más allá del escenario, perdidos entre la multitud, brillan algunos complementos a la altura de las dos artistas. A Alejandro le paran cada dos por tres. Calza un slip de cuero rojo y... nada más. Promociona una discoteca. Se dice "motivado" y "feliz". Publicitan "un ambiente gay y de cuero".

Rafael y Sergi, mano a mano, visten la misma línea. El cuero, el slip y una máscara extraterrestre. Van a juego con el cabaret. Dicen que este año, al ser Madrid World Pride, hay mucho turismo extranjero: "Siempre lo hay, pero esta vez se acerca un público mucho menos habitual, como el canadiense o el australiano".

Rafael y Sergi trabajan para una marca de ropa. Jorge Barreno

Los pálpitos de Chueca a las nueve del viernes son sólo el principio. El escenario estará abierto hasta la una o las dos. Nacha y Chumina, al frente. Muchos se muestran dispuestos a la empalmada, a no pasar por el colchón antes de marchar en la gran manifestación que saldrá de Atocha a las 17h en dirección a la plaza de Colón.