Un estudiante de 22 años de nacionalidad marroquí fue detenido este sábado la tarde por irrumpir al grito de "Alá es grande" en una boda en la iglesia de San Pablo de Valladolid. Entre los invitados se encontraba un guardia civil de permiso, que redujo al individuo en primera instancia, hasta que llegó la Policía Nacional y procedió a su detención e identificación.




Aunque el individuo no portaba ningún arma, la boda, en la que había unos 100 invitados, no se reanudó hasta que los Tedax llegaron al lugar y registraron la iglesia, para comprobar que no hubiese ningún artefacto explosivo.


Profirió gritos en árabe


Testigos presenciales aseguran que cuando el individuo entró en el templo estaba visiblemente alterado y, además de "Alá es grande", gritó varias frases en árabe, lo que provocó el alboroto entre los presentes, ante el temor de que se pudiese tratar de un atentado terrorista.

El individuo, que fue trasladado en furgón policial, ya tenía antecedentes por alteración del orden público, según ha informado la Subdelegación de Gobierno. Al detenido se le acusa de alteración del orden público, amenazas y un delito contra los sentimientos religiosos.