Unos 400 viajeros se han visto afectados por la avería de un tren AVE que conecta Sevilla y Málaga con Barcelona, que quedó parado a mitad de su trayecto, entre las provincias de Córdoba y Ciudad Real, en torno a las 11.00 horas.

"Íbamos en un recta, camino de Puertollano. Y de repente sonó un golpe, como si hubiéramos chocado con una piedra o algo", cuenta uno de los pasarejos a EL ESPAÑOL. "Ha frenado el tren, ha vibrado fuerte el vagón, justo en el que yo iba. La gente se ha asustado mucho. Una vez que ha parado se ha tranquilizado".

Habían salido de Sevilla en dirección Barcelona. "En Córdoba hemos enganchado con otro de Málaga, es como si fuéramos dos trenes juntos, muchísimas personas". Aunque las primeras informaciones hablan de 400 pasajeros, desde el propio tren indican que "son 800 las personas" que viajan en el convoy. 

El tren ha estado parado con las puertas cerradas con todos los pasajeros dentro durante "45 minutos". "Nos han dejado salir y ya hemos visto la rueda, que estaba fuera de la vía". 

El descarrilamiento mantendrá parada la red al menos durante "dos horas o dos horas y media", según han informado a los propios pasajeros desde el tren. "Estamos todos bien, no hay heridos". 

Los pasajeros serán trasladados en otro tren hasta su destino final, según informaron fuentes de Renfe a Europapress. 

La operadora no descarta que la avería ocasione retrasos en la circulación de otros trenes de la línea, a pesar de que existe otra vía de paso para que puedan circular.