El pasado domingo, una recién proclamada presidenta de los populares valencianos, Isabel Bonig, se subió al escenario y se dirigió directamente al jefe de Génova y presidente del Gobierno, Mariano Rajoy: “Solo te pido una cosa, justicia con esta tierra”. La líder del PP valenciano le insistió en la idea y le advirtió de posibles consecuencias. “Esta tierra ha sido leal (…) Nunca ha triunfado el nacionalismo y el separatismo. Y para eso es por lo que pedimos justicia para esta tierra”, le dijo. Rajoy no le siguió el hilo ni hizo ningún amago de recoger el guante. Solo le respondió que el “reto” en Valencia es volver a gobernar. Este martes, durante el pleno en las Cortes Valencianas, Bonig auguraba “sorpresas” en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) que el ministro Cristóbal Montoro iba a anunciar durante la mañana. La sorpresa, en base a las cuentas presentadas, no fue la esperada. Una decepción que se ha plasmado este miércoles con el apoyo a una declaración de "rechazo absoluto" a los PGE.

Noticias relacionadas

El gobierno de Mariano Rajoy ha reducido las inversiones en la Comunidad Valenciana en un 33% y la ha dejado a la cola en inversión por habitante. Este miércoles, todos los grupos parlamentarios, incluidos el PP, han aprobado una declaración institucional en la que muestran su “absoluto rechazo” a los Presupuestos y en la que se acuerda convocar a un encuentro a los diputados y senadores valencianos para coordinar actuaciones “para revertir esta situación injusta”.
El texto también instaba al gobierno valenciano a impulsar acciones necesarias para “cohesionar y movilizar” a los valencianos con el objetivo de conseguir inversiones justas. La palabra ‘movilizar’ ha tenido que ser eliminada de la declaración para conseguir el apoyo del PP.

El presidente de las Cortes Valencianas, Enric Morera (Compromís) había citado a todos los portavoces parlamentarios para este miércoles con el objetivo de dar una respuesta conjunta a los Presupuestos. Bonig no ha asistido al encuentro, pero sí el diputado Jorge Bellver, en representación de los populares. Al término del encuentro, que ha durado una media hora, Bellver ha recordado que la presidenta del PP valenciano pidió “justicia” a Rajoy pero ha lanzado balones fuera cuando ha sido preguntado sobre si tenía la sensación de que Génova no les escuchaba. Tampoco ha afirmado, en la línea de lo que Bonig dijo en el Congreso ante el presidente del Gobierno, que estos Presupuestos vayan a dar aire a posiciones o políticas “separatistas y nacionalistas”. “Esto, de momento, no funciona en la Comunidad Valenciana”, ha dicho.

PSPV Y COMPROMÍS HABLAN DE “MONTAR UN POLLO”


De la “sorpresa” que auguró la portavoz parlamentaria de los populares ha hablado su homólogo socialista, Manolo Mata, que acudió el domingo al Congreso y aplaudió cuando Bonig le pidió “justicia” a Rajoy. “La sorpresa ha sido la bofetada más grande que ha recibido la autonomía valenciana”, ha afirmado.

Mata ha hablado de “burla” a la sociedad valenciana y ha manifestado que cuando se hace una burla así lo que se está haciendo es “apología del independentismo”. “Lo que pasa en Cataluña no es fruto de un siroco de hace dos años, es una gota malaya durante muchos años hasta que llegó una rebelión (…) Si alguien siempre castiga y machaca, algún día se encuentra respuestas que no esperaba”, ha manifestado tras ser preguntado sobre si pensaba que una situación como la catalana podría llegar a darse en la Comunidad Valenciana. El portavoz socialista ha defendido la necesidad de una “rebelión cívica” tras estos PGE.

El portavoz de Compromís, Fran Ferri, ha hablado directamente de “montar un pollo” en respuesta a la caída de las inversiones.

También ha mostrado su rechazo a los Presupuestos el portavoz de Ciudadanos, Alexis Marí, que ha aludido a su no injerencia en otros foros para evitar pronunciarse sobre si pediría a los diputados de Cs valencianos votar en contra de estas cuentas.

El portavoz de Podemos, Antonio Montiel, ha hablado de “marginación” y ha recordado a PSPV que ya advirtió que permitir la investidura de Mariano Rajoy no iba a traer “nada bueno” a la Comunidad. “Esto es la confirmación”, ha indicado.