El fuego que ha abierto el equipo más cercano de Pablo Iglesias contra Íñigo Errejón el 24 de diciembre ha provocado en plena Navidad un tsunami sin precedentes en el seno de Unidos Podemos. Las dos corrientes del partido se han acusado este lunes de debilitar el partido y la brecha entre los dos bandos, lejos de cicatrizar, cada vez es más honda. La campaña que los pablistas lanzaron este fin de semana contra el 'número dos' del partido bajo el paraguas #ÍñigoAsíNo pone ya en entredicho que Iglesias y Errejón puedan seguir coexistiendo bajo un mismo proyecto.

Pablo Echenique, unos de los propulsores de la campaña contra su portavoz parlamentario, ha tenido que justificar su participación ante la indignación que sus palabras causaron en el partido. Para el secretario de Organización de Unidos Podemos, “la continuidad del proyecto está en peligro” por los errejonistas y "algunas de las críticas que se están vertiendo contra las decisiones democráticas de los inscritos”.

Además, Echenique mantiene que “mucha gente en Podemos pensábamos que hay que dar un toque de atención. Hemos visto durante los últimos días a personas cuestionando lo que han votado los inscritos de Podemos, o decisiones de órganos democráticamente electos. Entendemos que eso no es defender unas ideas políticas o poner encima de la mesa un proyecto político. Eso es cuestionar los mecanismos más elementales de democracia interna que tenemos”.

En la misma línea se ha manifestado la jefa de gabinete de Iglesias en el Congreso, Irene Montero, que ha lamentado que el partido “haya dado imagen de división” al mismo tiempo que mantiene su cruzada contra el portavoz parlamentario de su grupo. “La fortaleza de Errejón no se puede construir debilitando a Pablo Iglesias”, defendió en una entrevista radiofónica este lunes por la mañana. “Cuando el debate termina en fractura y división toca hacer una llamada a la responsabilidad”, añadió Montero.

"Error grave"

La portavoz adjunta de Unidos Podemos en el Parlamento comunicó a su secretario general, Pablo Iglesias, su intención de sumarse a la campaña de desprestigio contra Errejón en las redes sociales. “Voluntaria o involuntariamente se ha tensionado el debate hasta el punto de dañar a Pablo en la medida en que es el mayor representante de los anhelos que representa Podemos”.

En el bando contrario ha salido en defensa de Íñigo Errejón la portavoz del partido en el Ayuntamiento de Madrid. Rita Maestre ha calificado de “error grave” la campaña que destacados dirigentes de Podemos han iniciado contra su compañero. “Solo tiene como objetivo desprestigiar”, aseguró, antes de cargar directamente contra Echenique: “Es impropio que un secretario de organización participe en una campaña de parte”.

Sin candidatura alternativa

Maestre, que sostuvo que Iglesias es el mejor secretario general para la formación, reconoció que el debate de fondo es “qué hacemos con una organización que puede ser más plural y democrática”. Además, aseguró que “nadie piensa presentar una candidatura alternativa” y pidió al entorno de Iglesias que “tome nota” de las reacciones a la campaña de este fin de semana.

Ramón Espinar, que ganó a Maestre la batalla por la secretaría general por Madrid hace unas semanas, echó más gasolina al fuego abierto en el seno del partido. Tras fulminar a José Manuel López de la portavocía de Podemos en la Asamblea del Parlamento madrileño, Espinar ha recordado este lunes que pondrá su cargo en el Senado a disposición del ganador de Vistalegre II si “hay una nueva dirección. Tiene sentido que elija cuáles son las caras visibles y quiénes son las personas que estén en los puestos de mayor responsabilidad”.