Ha sido la noticia del día. Cristiano Ronaldo y Juventus a parte, Luis Enrique ha permitido desviar la atención momentáneamente del astro portugués hacia su persona tras ser nombrado nuevo seleccionador nacional. Luis Rubiales comunicaba durante la mañana de este lunes 9 de julio el cargo del entrenador asturiano, quien sustituye a Fernando Hierro en el cargo.

Noticias relacionadas

Un nombramiento más polémico que consensuado. A raíz de conocerse el nuevo designio del presidente de la federación española muchas han sido las voces las que han dudado de la profesionalidad y, sobre todo, profesionalidad de Luis Enrique tras conocerse sus declaraciones en contra del sentimiento madridista. El exjugador del Barcelona siempre ha coleado sus aires de barcelonismo denostando al club blanco y sobre todo su paso por el club de Chamartín.

EL NOMBRAMIENTO DE LA DISCORDIA

Motivo por el que muchos a través de las redes sociales han reprobado la decisión de Rubiales a quien achacan la última decisión en contra del Real Madrid tras el cese de Julen Lopetegui. A partir de ese momento, el presidente de la RFEF se ha mostrado siempre muy esquivo a la hora de provocar un acercamiento de posturas hacia el club presidido por Florentino Pérez.

En esta línea Roberto Morales en El Chiringuito alerta de la posible fragmentación del vestuario de la Selección: "Con el nombramiento de Luis Enrique volvemos a un periodo de 'trincheras' en la Selección". Además, recuerda la amarga despedida con la que el asturiano se despidió del vestuario culé: "Jordi Alba ya dijo que había vivido una mala etapa con Luis Enrique".