Gareth Bale fichó por el Real Madrid el verano de 2013 en una operación récord por aquel entonces. El que era jugador del Tottenham Hotspur llegó para ser la estrella del conjunto blanco a largo plazo, el recambio de Cristiano Ronaldo.

Noticias relacionadas

Sin embargo, Bale no ha podido cumplir estas expectativas. Ha tenido buenos momentos, pero las continuas lesiones le han privado de la continuidad necesaria para adaptarse y mostrar su mejor nivel. Esta temporada, sin ir más lejos, el extremo galés ha sido suplente en tres de los últimos cuatro partidos y no completa los noventa minutos desde septiembre de 2017.

EN VENTA

Es por ello que, tal y como afirma Paco González en El Partidazo de COPE, el club merengue ha decidido venderle el próximo verano. El jugador aún cuenta con caché en Inglaterra, y el Madrid pretendería aprovechar esto para paliar el gran gasto que supuso.

Casemiro: ''Antes no estábamos tan mal como la gente dice'' by footbie.com