A pesar de que parecía haber recuperado la sonrisa en la Premier League, la carrera deportiva de James Rodríguez no atraviesa por su mejor momento. La realidad es que su paso por el Everton se ha convertido en un calvario. Después de que se vinculase su futuro a Turquía, parece que está cerca de resolverlo un poco más al Este del globo. El colombiano está en negociaciones con un club de Catar, donde el mercado de fichajes de verano no termina hasta el 30 de septiembre.

Noticias relacionadas

El equipo en cuestión sería el que dirige Laurent Blanc, el Al-Rayyan. El exjugador del Real Madrid ya había hablado de su futuro en su canal de Twitch hace más de un mes y ya parecía significar una salida de Goodison Park: "No sé qué va a pasar. No sé dónde voy a jugar. Es complicado. Jugaré donde ellos quieran. Alguien tiene que estar donde quiere que esté". Aunque se pensó que seguiría en Europa, su futuro tomó un giro inesperado.

Aunque causó sorpresa, y para muchos era poco probable, este domingo el centrocampista de 30 años aterrizó en Dubái, Emiratos Árabes Unidos, para someterse a pruebas físicas. La explicación de su paso por el país emiratí se debe a problemas logísticos para pasar a Catar. Con dos jornadas disputadas en la actual liga, el que sería el nuevo equipo de James marcha sexto con dos puntos, a cuatro del líder, el Al-Duhail.

James Rodríguez, durante un partido con el Everton REUTERS

Cabe recordar que James estuvo en la órbita de equipos como Milan o el Oporto durante el pasado mercado de fichajes. Además, tuvo la opción de jugar en el Basaksehir, pero finalmente sería él, según indican en Colombia, el que no aceptó la oferta. Parecía que podría quedarse en el Everton finalmente tras las palabras de Rafa Benitez en rueda de prensa: "Está entrenando, pero estas semanas en las que jugamos y tenemos un día de descanso son difíciles de evaluar. Ya veremos mañana, pero está entrenando con normalidad junto al equipo". No había entrado en ninguna convocatoria hasta la fecha.

James no es feliz en Inglaterra después de que la salida de Carlo Ancelotti del Everton trastocara por completo sus planes. La llegada de Rafa Benítez, con quien ya coincidió en el Real Madrid, le cerraba todas las puertas de la titularidad y de los minutos, por lo que finalmente ha tomado la decisión de escuchar ofertas. No la tuvo del Atlético de Madrid, club por el que ha sonado varias temporadas y que pudo ser un destino ideal para sus intereses.

Aún no hay detalles lo que será la negociación del cucuteño, pero lo más probable es que se trate de un préstamo para que el Everton pueda cubrir el alto salario del futbolista. Cabe recordar que los 'Toffees' están al límite con el tope salarial en la Premier y al ser James uno de los jugadores más caros de la plantilla, el club inglés estaría presionando por su salida.

[Más información: James Rodríguez y la caída del último ídolo de Colombia: de Real Madrid y Bayern a Turquía]