El Real Madrid afronta un verano muy complicado en el capítulo de fichajes. Se trata de una época estival diferente debido a los efectos que ha dejado la pandemia en todos los equipos grandes, lo cual lastra la actividad de muchos ellos. Es más necesario que nunca vender para poder tramitar llegadas de entidad. 

Noticias relacionadas

Mientras el Real Madrid lo confía todo a los fichajes de Alaba, Mbappé y Haaland, el capítulo de salidas no está tan definido, aunque sí hay varios nombres que están marcados en rojo y que son claves para la entidad madridista. De sus posibles ventas dependen y mucho los movimientos que puedan hacer los blancos en los próximos meses. Pero para ello, necesita poner en funcionamiento una maquinaria que está bloqueada de forma alarmante. 

El principal nombre de esta operación salida sigue siendo el de Marcelo. En el Real Madrid tienen clara su postura y quieren una venta del jugador o, al menos, que pueda abandonar el equipo blanco de alguna forma porque consideran su adiós un elemento clave del futuro de la entidad madridista. 

Marcelo, en el banquillo durante un partido del Real Madrid AFP7 / Europa Press

Los planes del lateral izquierdo a futuro pasan por la pareja formada por Ferland Mendy y Miguel Gutiérrez, la gran joya de la cantera que ya ha maravillado a todo el panorama nacional y que ha recibido bastantes ofertas. En el Real Madrid no contemplan su salida y por eso esperan una ayuda desde el entorno de Marcelo. 

De momento, el brasileño, que tiene un contrato de 10 millones netos por temporada y que todavía tiene un año más de contrato, no tiene intención de salir y quiere agotar su vinculación con el Real Madrid hasta el último día. No contempla una salida, aunque desde el club blanco no pierden la esperanza en encontrar una vía para desatascar ese asunto que tanto les penaliza. 

El caso de Isco

Otro de los jugadores que es muy protagonista en el capítulo de salidas es Francisco Alarcón 'Isco'. El malagueño no cuenta para el club y Carlo Ancelotti tampoco ha peleado en exceso por su continuidad. Sin embargo, faltan ofertas por el talento de Arroyo de la Miel que parece haber dado ya sus mejores años, al menos en el Real Madrid. 

Su salario, en torno a los 6 millones de euros netos, es un gran lastre para la entidad merengue, pero lo es también para los equipos que puedan interesarse por él de forma consistente. El malagueño está en el mercado y en el Real Madrid esperan que pueda llegar alguna oferta que convenza a todas las partes a pesar del regreso de 'Carletto', pero este capítulo de la operación salida también ofrece de momento bastantes dudas. 

Ancelotti, con Sergio Ramos e Isco EFE

Mariano no cede

Por último, el otro gran escollo que tiene el Real Madrid para aligerar nombres en su plantilla es el de Mariano Díaz. El delantero hispano-dominicano, que no cuenta para el club de Concha Espina y que lleva varias temporadas ocupando un puesto en el banquillo sin tener protagonismo, no tiene de momento intención de marcharse. Desde su entorno siempre ofrecen la visión de que confían en convencer al técnico de que merece estar en el Real Madrid. Ahora, su nuevo objetivo será Ancelotti. 

Mariano ha tenido varias ofertas suculentas, especialmente en el aspecto deportivo, pero ningún club se ha mostrado dispuesto a igualar los más de 4 millones netos que cobra por temporada. Con contrato hasta 2023, sabe que si quiere podrá estar en el Real Madrid durante dos cursos más, aunque siga siendo para completar un banquillo del que no va a salir ni con un milagro. 

En la entidad madridista le han transmitido por activa y por pasiva que no cuentan con él, pero las conversaciones con el delantero siguen enquistadas y solo una oferta económicamente alta para ser la llave para desbloquear una situación que tiene la operación salida del Real Madrid completamente estancada. 

Eden Hazard, Rodrygo Goes, Mariano Díaz y Víctor Rofino, durante un entrenamiento con el Real Madrid

La situación con estos tres futbolistas, Marcelo, Isco y Mariano, empieza a ser complicada para un club que necesita aligerar su masa salarial para afrontar esa renovación tan demandada por la afición con nombres ilusionantes. Por ello, los 20 millones de euros netos que suponen estos salarios, y que suponen un peso de 40 brutos para el club, son un muro demasiado alto que el Real Madrid necesita derribar para poder activar su actividad interna. 

La intención y la esperanza del Real Madrid son avanzar negociaciones con ellos a lo largo del verano para poder darles salida y para ello es necesario buscar ofertas de clubes solventes que puedan hacerse cargos de unos salarios tan altos. Es vital que ellos salgan para que otros puedan salir. 

[Más información: En Inglaterra sitúan a Marcelo en dos clubes de la Premier League]