El gran quebradero de cabeza de Zinedine Zidane en las horas previas al encuentro ante el Liverpool será sustituir a Lucas Vázquez. Con el resto del equipo más o menos claro, la duda está en si cambiar el esquema que ponga sobre Anfield este miércoles para hacer frente a una baja trascendental. Su esguince en el cruzado anterior ha sido una de las peores noticias de la temporada, aunque el debate sobre si han sido los últimos minutos del canterano con la camiseta blanca haya que aplazarlo.

Noticias relacionadas

Estaba siendo el hombre clave esta temporada para el galo; su transformación en lateral ha sido fundamental para que el equipo haya llegado a este momento de la campaña en esta posición. Ante los problemas físicos de Dani Carvajal, surgió el gallego. Al principio se tenía dudas sobre sus habilidades para defender, pero ha aclimatado su juego a esta posición y se ha convertido en una de las revelaciones del año en La Liga.

Su pérdida para el resto de la temporada supone un problema tanto en ataque como en defensa. Aportaba el mismo desborde y capacidad para poner el balón al área que cuando jugaba como extremo, pero es que también había mejorado mucho para corregir a sus compañeros. Su derroche físico partido tras partido no se notaba ya que prácticamente lo ha jugado todo.

Lucas Vázquez, justo en el momento de su lesión en El Clásico EFE

Ahora, Zidane tendrá que buscar en su plantilla como afrontar esta baja en el último partido trascendental de esta ronda de tres choques que definían el resto de la temporada. Para ello ha convocado a Fede Valverde, a pesar de acabar con molestias en uno de sus pies El Clásico, Álvaro Odriozola, Nacho Fernández, Eder Militao, Ferland Mendy y Marvin Park, los señalados para ocupar su posición.

Fede Valverde

El uruguayo ya jugó el último partido ante el Barça como una especie de carrilero derecho cuando el equipo blanco estaba establecido en el bloque bajo defensivo. Sería otro caso de reconversión, pero la forma de trabajar de Valverde le permite desenvolverse bien en cualquier posición. El carácter del jugador nacido en Montevideo encaja con el de Zidane y el francés quiere hacerle un hueco, siempre que la infiltración tenga buen resultado.

Álvaro Odriozola

Es el sustituto natural, aunque no cuenta con tanta confianza de Zidane como el resto de los jugadores. Es su momento en el Real Madrid: destacar durante esta oportunidad que le da la baja de Carvajal y Lucas o encarrilar la puerta de salida del club. Si el vasco tiene un punto de ambición, no se verá en otra para poder demostrar que tiene calidad para permanecer en el club.

Álvaro Odriozola, durante un entrenamiento del Real Madrid

Ferland Mendy

En algún momento de la temporada ya han usado al francés como lateral derecho, sin demasiado éxito. Sus capacidades físicas le ayudan a adaptarse a casi cualquier posición y ya ha demostrado que también utiliza bien su pierna derecha con ese gol ante el Atalanta. Aún así, no es su sitio natural y ante un ataque tan potente como el del Liverpool es complicado jugar fuera de tu posición habitual.

Nacho o Militao

El primero es la navaja suiza y el segundo se pasó toda su última temporada en el Oporto jugando en esta posición, pero las bajas de Ramos y Varane limitan bastante esta posibilidad ya que Víctor Chust tendría que ser titular o Mendy pasar a ser central. También podría retrasar Casemiro su posición, pero el nivel del centro del campo merengue en los últimos partidos hace improvable que Zidane se plantee transformarlo.

Marvin

Optar por un canterano en un partido de este nivel parece atrevido, pero el jugador de origen nigeriano ha demostrado tener mucho carácter a lo largo de la temporada. Aunque su posición natural es la de extremo, tanto Raúl como Zidane le han utilizado en esa posición de carrilero derecho. Tras superar una lesión que le tuvo más de un mes fuera de los terrenos de juego, ha vuelto a recuperar su nivel y será fundamental en la búsqueda de los playoff de ascenso para el Castilla.

[Más información: El Real Madrid y sus 25 bajas en defensa: la prueba más difícil para Zidane]