Los continuos problemas de lesiones han marcado la carrera de Eden Hazard en el Real Madrid. Estos tienen un punto fundamental y fue el 26 de noviembre de 2019, cuando el belga se retiró del Real Madrid - PSG después de que sufriera una entrada por detrás de su compatriota Thomas Meunier. El lateral golpeó el tobillo del atacante y esa zona de su cuerpo ya no volvería a recuperarse de la misma manera. La confianza del jugador merengue en sí mismo tampoco ha vuelto a ser igual.

Noticias relacionadas

Un 25,4 por ciento de los minutos disputados en estas algo menos de dos temporadas en el Real Madrid es un bagaje muy pobre para un futbolista que aterrizó en el cartel de galáctico en el Santiago Bernabéu. 332 días ha estado en la enfermería merengue Hazard, perdiéndose, hasta la fecha, 56 encuentros. Este dato es aún más llamativo cuando se comprueba que con el Chelsea tan solo se perdió 20 partidos en las siete temporadas que permaneció en el club de Londres.

Después de superar unos problemas musculares, jugaría 25 minutos y volvería a caer en este mes de marzo. Una lesión muscular en el psoas derecho le ha vuelto a poner en la camilla. Un problema lejos de ese tobillo magullado, el que estuvieron pensando volver a intervenir recientemente pero la idea se fue de la misma manera que llegó. De esta manera, se espera que pueda volver antes de que acabe la temporada.

Eden Hazard, sentado sobre el césped de La Rosaleda REUTERS

Todavía no se conoce cuánto tiempo le queda de baja de esta última lesión y si sus problemas de tobillo están totalmente subsanados tanto a nivel físico como a nivel mental. El Real Madrid optó porque no tuviera un período de recuperación concreto. Le han dejado sin fecha de regreso para que no se obsesione con fechas y vaya más por sensaciones. Mientras, en Bélgica son optimistas con su recuperación, aunque Thomas Meunier sigue sufriendo la ira de las redes.

Meunier, juzgado

Cuando le preguntan en su última entrevista en RTBF por esta jugada y sobre si sigue leyendo mensajes que le señalan como el culpable de los problemas físicos de Hazard, el jugador es muy claro. "Sí, es eso, fui a entrenar con el Real Madrid la semana pasada y le volví a hacer una gran entrada a Hazard para lesionarle", sentenció el jugador belga, ahora en el Borussia Dortmund. No cabe duda de que esto le perseguirá toda la vida y, por ello, ironiza.

A partir de esto limpió completamente sus redes sociales. "No, no en París, ya existía este problema... No me importa, la gente que habla... no los conozco, no me conocen a mí: el asunto está zanjado. En realidad estaba perdiendo mi atención de lo importante. Me sentaba en el banco del vestuario, cogía mi teléfono, respondía a un mensaje, lo hacía por un minuto pero en realidad cuando lo miras llevaba 20 minutos en él. Así que dejé de seguir a la gente. Ya no soy esa persona, no tengo ese tipo de imágenes en mis redes. Así que ahora, cuando voy a Instagram o Twitter, no tengo nada que ver, duro 30 segundos y lo guardo en mi casillero. En realidad, esto fue solo por el profesionalismo", confesó

[Más información: Roberto Martínez sorprende desvelando el estado anímico de Hazard tras su última lesión]