El Real Madrid tiene todo listo para recibir al Borussia Mönchengladbach este miércoles. El club blanco se enfrenta a una 'final' en el último partido de la fase de grupos, aunque llega al partido dependiendo de sí mismo para estar en octavos. La buena noticia de la sesión previa es que Zidane ya ha recuperado a su defensa y, por lo menos, se da por segura la presencia de Sergio Ramos. Dani Carvajal también entrenó con el grupo.

Noticias relacionadas

El punto negativo fueron las dos ausencias de última hora, Luka Jovic y Martin Odegaard. El delantero serbio no formó parte de los rondos al comienzo de la sesión y tampoco se vio al noruego, que ya se ausentó del entrenamiento con sus compañeros este lunes. Más tarde, el Real Madrid emitía un parte médico explicando la lesión de Jovic, mientras que de Odegaard no se pronunció, aunque todo dependerá de su evolución para que esté en el derbi.

Que Sergio Ramos y Dani Carvajal entrenen al mismo ritmo de sus compañeros, al margen de si el lateral llega al choque, significa que Zidane por fin vuelve a poder trabajar con toda su defensa. Recientemente recuperó también a Álvaro Odriozola y Éder Militao también se incorporó al cupo de centrales tras superar el coronavirus.

El Real Madrid se entrena antes de un partido de Champions

La situación en la zaga es opuesta a lo que ocurre con la posición de delantero centro. Karim Benzema se volverá a quedar solo en la punta de ataque en el partido contra el Borussia Mönchengladbach. Contra el Sevilla no entraron en la lista ni Mariano, que sufre una lesión, ni Jovic, recién recuperado del coronavirus. El hispano-dominicano sigue recuperándose y el serbio, por una tendinosis de la musculatura aductora de la pierna derecha, estará de baja entre dos y tres semanas.

Los otros lesionados

Las otras ausencias del Real Madrid son las de los lesionados Eden Hazard y Fede Valverde, que siguen apartados del grupo. El regreso del uruguayo es el que está más cercano ya que podría hacerlo de cara al derbi del sábado contra el Atlético de Madrid, contando con algunos minutos, o ser reservado para las citas posteriores Athletic o Eibar, ambos en Liga.

El Real Madrid se la juega a vida o muerte contra el Borussia. Los de Zidane dependen de sí mismos pese a caer contra el Shakhtar Donetsk y puede hasta ser primero de grupo si se da que el Inter gana a los ucranianos. Una victoria blanca clasificaría pase lo que pase al equipo marengue y si hay empate, todo dependería de que el Inter ganara su partido contra el Shakhtar.

[Más información: Sergio Ramos marca la diferencia en el Real Madrid: el regreso de Mr. Champions]